TRIBUNALES

Pena de 20 meses de cárcel para un francés que arrolló a un 'naranjito' y huyó de la policía en plena cuesta de Labrit en Sanfermines

Cuando la Policía Municipal amenazó con dispararle, el condenado detuvo su vehículo y los agentes descubrieron que conducía borracho.

Medidas de seguridad de la policía con varios controles de tráfico en Sanfermines. REUTERS
Medidas de seguridad de la policía con varios controles de tráfico en Sanfermines. REUTERS  eloy alonso

Un ciudadano francés ha sido condenado a 20 meses de prisión y una indemnización de 400 euros por atropellar a un 'naranjito' estos Sanfermines y darse a la fuga, provocando una persecución policial por la cuesta de Labrit, una de las zonas de ocio más transitadas durante las fiestas de Pamplona.

Los hechos tuvieron lugar el jueves 13 de julio en torno a las 22.45 horas, cuando el vecino francés circulaba con su coche en la cuesta de Labrit y pretendía atravesar un punto de control vallado y custodiado por un auxiliar de Protección Civil, los conocidos como 'naranjitos' en Pamplona.

El conductor hizo caso omiso a las señales del trabajador, que le informaba de que no podía atravesar ese punto ya que la zona siguiente estaba considerada como peatonal durante las fiestas. El condenado no siguió las advertencias y atravesó a toda velocidad el puesto del 'naranjito', a pesar de que estaba bloqueado para evitar el paso de vehículos a motor.

Acto seguido, el encausado dio un volantazo a su coche y giró 180 grados para dirigirse de nuevo al control y arrollar al 'naranjito'. El trabajador salió despedido al capó del vehículo, donde quedó tumbado mientras el francés continuaba su peligrosa carrera hasta acabar lanzando al suelo al 'naranjito' después de recorrer 30 metros.

UNA PERSECUCIÓN POLICIAL HASTA QUE FUE RETENIDO

Un agente de la Policía Municipal dio el alto al vehículo conducido por el ahora condenado, pero éste desoyó la orden y prosiguió su huida a toda velocidad, obligando al agente a desplazarse a un lado para no ser embestido por el coche. El policía se subió a uno de los coches patrulla y emprendió una persecución, pero el ciudadano francés desoía repetidamente las órdenes de alto que le daba el agente.

Como último recurso, el policía se vio en la obligación de esgrimir su pistola ante el grave riesgo que se estaba originando para conductores y viandantes presentes en la zona. Al ver el arma, el encausado finalmente detuvo su vehículo.

La Policía Municipal retuvo al conductor y descubrió que conducía borracho. Los agentes le efectuaron sendos test de alcoholemia en los que acabó dando positivo. Según señala el juez de guardia en el auto, presentaba un fuerte olor a alcohol, ojos enrojecidos, palidez en el rostro y abatimiento.

Por parte de la víctima, el auxiliar de Protección Civil sufrió varias contusiones de las que, según manifiesta el auto judicial, podrá sanar sin que le dejen secuelas.

DELITOS DE SEGURIDAD VIAL, LESIONES, DESOBEDIENCIA Y OMISIÓN DE SOCORRO

El Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, en funciones de guardia, ha condenado al conductor a una pena de 16 meses de prisión por un delito contra la seguridad vial en concurso con un delito de lesiones por imprudencia y otro delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad con la atenuante de embriaguez.

Además, el juez ha impuesto otra pena de 4 meses más de prisión por un delito de omisión del deber de socorro y deberá indemnizar a la víctima con 411,05 euros.

La sentencia es firme y no cabe recurso, ya que ambas partes han sido notificadas verbalmente en un juicio rápido celebrado este pasado viernes 14 de julio y han manifestado su voluntad de no recurrir la decisión judicial.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.