TRIBUNALES

Así fue la extorsión al cura de Tajonar: la Fiscalía pide 6 años de cárcel para los 4 integrantes de una banda criminal

Uno de los detenidos le llegó a dar un papel al cura con los pagos realizados, pero luego volvieron a pedirle más dinero. 

Un sacerdote durante la consagración.
Un sacerdote durante la consagración.  

La Fiscalía de Navarra solicita una pena de 6 años de cárcel para cada uno de los cuatro acusados de una banda rumana acusada de extorsionar al cura de Tajonar del que consiguieron 39.000 euros. 

La Fiscalía les acusa de un delito de amenazas continuado y de un delito de pertenencia a grupo criminal después de haber perseguido durante varias semanas al sacerdote, del que previamente habían obtenido una fotografía arrodillado junto a un menor en posición sexual. 

Los miembros del grupo le amenazaron en todo momento con acudir a los medios de comunicación o al arzobispado para desvelar la imagen, mientras le pedían y aumentaban las cantidades que el párroco les entregaba. 

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aoiz les imputó por un delito de extorsión en el seno de una organización criminal. Ahora, el escrito de la Fiscalía detalla los hechos, ocurridos durante el mes de enero del año anterior. 

Fue el 19 de enero cuando un menor accedió al domicilio del párroco de Tajonar con el pretexto de solicitar ayuda, dinero o trabajo. Sin embargo, una vez en el interior "de manera imperativa" hizo que el hombre se arrodillase a la altura de su pene para poder tomarle una foto con la que coaccionarle. 

Según la Fiscalía y siguiendo el plan acordado con el resto de la banda, muchos de ellos familia, exigieron dinero al párroco a cambio de no denunciarle por abuso sexual a un menor. De esta manera, el sacerdote les entregó 50 euros, quedando en darles más. 

Justo al día siguiente comenzaron las llamadas del menor y de otros acusados en las que ya le exigían el pago de 3.000 euros para no publicar la foto, dinero que el cura entregó a través de una cita concertada en la estación de autobuses de Pamplona

COMPRARSE UNA CASA EN RUMANÍA

A partir de ese momento la cantidad exigida subió hasta los 30.000 con la excusa de comprarse una casa en Rumanía. Le dijeron que de esa manera desaparecerían de su vida y nunca más volvería a saber nada de ellos. A pesar de las peticiones del párroco explicando que no tenía ese dinero, la banda le volvió a amenazar con hacer pública la imagen a través de los medios, el obispado y la policía. 

Entre los días 20 y 25 de enero el párroco recibió "numerosas llamadas" de distintos miembros del grupo, que seguían solicitando los 30.000 euros. Ante la presión el párroco concertó otra cita para hacer entrega de 22.000 euros. Como los detenidos observaron que en la estación de autobuses había cámaras, la entrega del dinero se hizo en un descampado fuera de la ciudad. 

Como faltaban 8.000 euros de los 30.000 exigidos, el párroco de Tajonar siguió recibiendo decenas de llamadas. "Dada la presión sufrida, quedó de nuevo tres días después en el exterior de la estación de autobuses donde entregó los 8.000 euros restantes". 

Uno de los detenidos y acusados le llegó a dar un papel con los pagos realizados, quedando de esta forma de acuerdo en que no volverían a pedir más. 

Sin embargo, los extorsionadores no cumplieron y unos días más tarde se personó en el domicilio otro miembro del grupo para exigirle otros 6.000 euros, que el sacerdote volvió a hacer efectiva "por la presión sufrida de nuevo, entregando 3.000 por la mañana y el resto por la tarde en la casa parroquial de Tajonar". 

El 29 de enero, después de haber entregado 39.000 euros y comprobar que las peticiones de dinero no cesaban, el cura puso los hechos en conocimiento del Obispado de Pamplona. 

El sacerdote cambió de número de teléfono, pero los miembros de la banda se personaron en su domicilio e incluso en el bar de Tajonar, "a fin de intimidarlo con su presencia". En ese momento la Guardia Civil ya identificó a alguno de ellos. Durante varias semanas de febrero acudieron en varias ocasiones en su búsqueda e incluso consiguieron el nuevo número de teléfono del sacerdote.

El menor le acusaba ahora de haberle entregado sólo 500 euros y le pedía más cantidades. La persecución era constante y, como consecuencia de todo ello y de la agresividad verbal el cura "ha sufrido ansiedad y temor". 

La banda fue detenida por la Guardia Civil y ya les consta otra condena por hechos similares con un vecino de Pamplona, al que extorsionaron con el mismo método de la foto de supuestos abusos sexuales.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.