TRIBUNALES

Tres años de cárcel para un pamplonés al que pillaron en la Plaza del Castillo en Sanfermines con droga escondida en el ano

Lo pillaron frente a un bar del centro de pamplona vendiendo distintas pastillas con formas de corazón, fresa y ficha de dominó. 

La Plaza del Castillo, donde se llevó a cabo el registro, en plenos Sanfermines de 2016. EFE/Jesús Diges
La Plaza del Castillo, donde se llevó a cabo el registro, en plenos Sanfermines de 2016. EFE/Jesús Diges  

Eran las 4 horas de la madrugada del pasado 13 de julio de 2016 cuando agentes de la Policía Foral pillaron a un pamplonés de 60 años trapicheando en las inmediaciones de la Plaza del Castillo de Pamplona. Terminaban los Sanfermines y tal y como pudieron confirmar los agentes, el acusado traficaba con droga en el corazón de la ciudad.

La sentencia firme que ha dictado para él la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra se ha dado a conocer este viernes 21 de abril. Asimismo, el condenado por este delito contra la salud pública por tráfico de drogas tendrá que ingresar en prisión por un periodo de 3 años, además de pagar una multa de 808.26 euros. 

Los hechos, tal y como señala la sentencia, se remontan a las pasadas fiestas de Pamplona, cuando la policía se percató de que eran varias las personas que se le acercaban con frecuencia al hombre, situado en frente de la entrada a un bar con gran ajetreo de personas. Mantenían todos breves contactos con él. Al identificarlo, el condenado intentó en primer lugar de desprenderse de una bolsita que contenía una pastilla rosa con forma de fresa. Sacó ante los agentes 190 euros que llevaba. 

En el exhaustivo cacheo del entonces acusado, "le encontraron en la zona del ano un rulo de papel higiénico que contenía 4 bolsitas con una sustancia blanca en su interior, seis pastillas rosas con forma de ficha de dominó, diez pastillas rosas con forma de fresa y tres pastillas rojas con forma de corazón", relata la propia sentencia. 

Se trataba de cocaína, anfetamina  y éxtasis con riquezas distintas, sustancias que tenía en su poder el ya condenado para distribuirlas entre terceras personas. El dinero incautado lo había obtenido con la venta de las citadas sustancias.

Ya detenido y en presencia de su abogado, el hombre autorizó la entrada policial y el registro de su vivienda, sito en un pueblo cercano de la capital foral. Allí se encontró cannabis, cocaína y material para la distribución de las sustancias. La totalidad de la sustancia incautada se hubiera vendido en el mercado ilícito por la cantidad de 808,26 euros. 

La sentencia, firme, considera "criminalmente responsable" de los hechos a esta persona y decreta el comiso de las sustancias, dinero y efectos ocupados y utilizados para la comisión del delito "procediéndose a la destrucción de la droga incautada". 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.