TRIBUNALES

El camarero de Tafalla que grabó en los baños las partes íntimas de sus clientas dice ante el juez que "no ha visto las imágenes"

El fiscal ha mantenido la petición de 333 años de prisión mientras la defensa ha solicitado la absolución en el juicio celebrado este martes en Pamplona.

Un joven utiliza un baño en el que hay una cámara. ARCHIVO
Un joven utiliza un baño en el que hay una cámara. ARCHIVO  

"No vi las grabaciones y no tenía la intención de atacar la intimidad de nadie" así se ha defendido ante el juez el camarero de un bar de Tafalla juzgado este martes 16 de mayo en Pamplona por grabar a 326 mujeres en el baño mediante una cámara oculta.

El acusado, colombiano de 38 años, ha reconocido los hechos ante el juez aunque ha señalado que la intención de la cámara no era atentar contra la intimidad de sus clientas sino de controlar el bar y que nunca había visto las grabaciones. Además ha pedido perdón en varias ocasiones.

La cámara estuvo colocada entre agosto de 2014 y enero de 2015 en un falso enchufe a la altura del lavabo que apuntaba directamente al inodoro y gracias a la cual consiguió "imágenes nítidas de las partes íntimas de las mujeres".

El Fiscal ha mantenido su petición inicial de 333 años de prisión, la defensa solicita la absolución y será decisión del juez la calificación de los hechos que podrían ser un delito continuado o 120 delitos individuales. En cualquier caso, la pena a ejecutar no superará los 12 años de prisión tal y como dicta la ley.

CLIENTAS, CAMARERAS, NIÑAS, SU MUJER Y SU HIJA

El hombre ha reconocido haber grabado indiscriminadamente a todas las mujeres y hombres que entraron en los baños de señoras del bar donde ejercía de encargado. Incluso a su mujer y a su hija.

 Durante el juicio ha asegurado que nunca vio la grabaciones, sin embargo, el hombre llegó a cambiar la cámara que había instalado por otra.

En total fueron 326 mujeres las que fueron grabadas en los baños del bar donde trabajaba el acusado. De estás mujeres se pudo identificar a 127 de las cuales 7 no quisieron interponer denuncia por lo que fueron 120 las que finalmente denunciaron los hechos (22 de ellas menores de edad). Algunas aparecen hasta en cinco y seis ocasiones en las imágenes captadas por la cámara.

UN FALSO ENCHUFE COMO CÁMARA

El hombre grabó a las mujeres que entraban al baño del local a través de una cámara instalada en un falso enchufe colocado a la altura del lavabo que apuntaba directamente al inodoro y que conseguía imágenes nítidas de las partes íntimas de las mujeres que hicieron uso del mismo.

Los hechos fueron destapados después de que los trabajadores descubrieran en el ordenador del bar las grabaciones del baño en las que también aparecían las propias trabajadoras.

DE 333 AÑOS DE PRISIÓN A 12 COMO MÁXIMO

Pese a la petición de 333 años de prisión por el Ministerio Fiscal, tal y como ha aclarado, la pena no podría superar los 12 años de prisión.

El artículo 76 del Código Penal impide que, ante una suma de delitos, la pena supere en más de tres veces la pena del delito de mayor gravedad. Al hombre se le acusa de 98 delitos contra la intimidad básicos, con una pena de 2,5 años cada uno y 22 delitos contra la intimidad agravados porque las víctimas eran menores de edad, con una pena de 4 años de prisión cada uno.

Es por ello que la pena máxima que podría exigirse para el acusado es de 12 años de prisión.

Además, el Ministerio fiscal solicita 176.000 euros como indemnización por los daños morales causados y una multa de 15.840 euros.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.