TRIBUNALES

El asesino de Burlada mandó 'whatsapps' amenazantes a su exmujer la tarde del crimen: "Quieres que le mate"

El propio hermano del acusado, al enterarse de los hechos, llamó a la policía para señalar que podía ser el autor de la puñalada mortal.

Exterior del bar La Nogalera, en Burlada, tras el apuñalamiento de un hombre que finalmente perdió la vida. PABLO LASAOSA (9)
Exterior del bar La Nogalera, en Burlada, tras el apuñalamiento de un hombre que finalmente perdió la vida. PABLO LASAOSA (9)  

El asesino de un hombre la pasada noche de Halloween en Burlada tenía el crimen totalmente planeado y había alimentado su odio desde que supo que su exmujer había comenzado una relación con la víctima.

Así lo revela el auto judicial que ha emitido la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona  que este sábado ha decretado la prisión provisional comunicada y sin fianza para el acusado del crimen, F.O.E, vecino de la capital navarra de 53 años. Asestó una puñalada mortal en el pecho al fallecido, de 37 años y origen rumano.

Tal era el odio que el arrestado profesaba a su antigua compañera sentimental y a su actual pareja que la misma tarde del crimen se lo hizo saber a través de mensajes de WhatsApp. El hombre se puso muy agresión y llevó a mencionar expresamente "muerte", "quieres que le mate", "voy a por hp".

Así, la mujer, que presenció los hechos, ocurrido en el bar La Nogalera de la localidad, ha asegurado que no tiene duda de que la persona que agredió a su novio fue su exmarido -están en trámites de separación-, quien le había estado amenazando a lo largo del mes de octubre. 

LA OBSESIÓN DEL ASESINO

De hecho, la tarde del crimen también dejó buena cuenta de su carácter violento y de su objetivo criminal, que ya venía gestando desde hacía meses. 

Como recoge en el auto judicial, un hermano del ahora encarcelado ha declarado que éste estaba "continuamente diciendo que alguien lo iba a pagar" al enterarse de que dicha persona mantenía una relación sentimental con su expareja.

Además, el hermano del imputado ha manifestado que a lo largo del día 31 mantuvo conversaciones de whatsapp con su sobrino, hijo del supuesto autor del crimen. Al respecto, destaca un mensaje enviado por su sobrino. En él, le asegura que su padre "ha salido un cuchillo y busca al amante de su madre". Posteriormente, y una vez que se conoce la muerte del vecino pamplonés, el hijo le dice a su tío en otro mensaje que seguro que ha sido su padre.

Conocidos estos hechos, fue el propio hermano del arrestado quien, una hora después del crimen, llamó a un policía fuera de servicio amigo suyo para informarle de que se había enterado del altercado y que había podido ser su hermano.

Por su parte, la Policía Municipal de Burlada había recibido un aviso de la Policía Municipal de Pamplona de que una persona que había causado daños en un local conducía una furgoneta que podía ir en dirección a Burlada.

Según la juez, esta información es "relevante" por cuanto en el informe elaborado por Policía Municipal de Pamplona se detalla la actuación realizada en relación a F. O. E., quien según testigos había manifestado que "iba a liarla a casa de su mujer".

"QUIERO MATAR, NO TE PONGAS EN MEDIO"

Esa misma tarde, horas antes de los hechos, el acusado mantuvo una fuerte discusión con un amigo en una cafetería de Mendillori, barrio pamplonés donde residía y cuya vivienda fue registrada por la Policía foral tras el crimen. 

En el transcurso de esta riña, el detenido se puso muy agresivo y llegó a discutir con su amigo, al que golpeó. Cuando su amigo le envío un whatsapp para intentar arreglar las cosas, le respondió: “Quiero matar, no te pongas en medio”.

Por su parte, la encargada de la cafetería manifestó que cuando F. O. E. se encontraba en el interior sacó de su chaqueta un guante negro y un gorro negro. Se puso el gorro en la cabeza y lo bajó hasta taparse totalmente la cara y pidió unas tijeras para hacerse unos agujeros.

El guante se lo puso en la mano derecha, y precisando que valía tanto para una mano como para la otra, e hizo comentarios del estilo de que "iba a bajar a Burlada, que iba a matar a alguien y que iba preparado, ya que llevaba una katana en el coche". 

DICE NO RECORDAR LOS HECHOS

En el auto, que puede ser recurrido, la magistrada considera que hay suficientes indicios para imputar al investigado un delito de asesinato con la agravante de disfraz, ya que presuntamente cuando asestó la cuchillada mortal a la víctima estaba encapuchado y llevaba el guante negro en su mano derecha. 

Ante la juez, el encausado ha mantenido a lo largo de toda su declaración que no recordaba los hechos como consecuencia de una previa y masiva ingesta de alcohol, pastillas y sustancias tóxicas.

El crimen se produjo sobre las 21.30 horas, cuando el fallecido estaba con su novia sentado en un banco del interior del bar, de espaladas a la fachada del mismo, mientras esperaba su turno para jugar el billar. Entonces, una persona le dio una cuchillada en el pecho desde la ventana que tiene el local a la calle Nogalera sin mediar ningún tipo de discusión o altercado previo.

Según expone la juez, una testigo que se encontraba en el exterior del local, a la altura de una de las ventanas junto a la puerta de entrada, manifestó que el autor llevaba un guante negro en su mano derecha y en la otra mano no llevaba nada. Era alto y de complexión fuerte. En el reconocimiento fotográfico llevado a cabo el 2 de noviembre, identificó al detenido como el "autor de los hechos".

A petición de la fiscalía y en contra de la postura del abogado defensor, la magistrada ha decretado la prisión provisional sin fianza debido al riesgo de fuga, ya que la pena podría llegar a los 25 años de cárcel, así como por el riesgo para la integridad y la vida de la mujer del investigado, ya que el origen de estos hechos radica en la relación sentimental que ella mantenía con la víctima. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.