TRIBUNALES

Los dos acusados del linchamiento a los guardias civiles en Alsasua niegan ante la juez su participación en la paliza

Uno de ellos ha asegurado que no estaba en el bar en el momento de los hechos mientras que el otro mantiene que estaba dentro, pero no participó en los golpes. 

Varias personas se han concentrado ante la Audiencia en favor de los detenidos con carteles en contra de los "montajes policiales". PABLO LASAOSA
Varias personas se han concentrado ante la Audiencia en favor de los detenidos con carteles en contra de los "montajes policiales". PABLO LASAOSA  

Ninguno de los dos detenidos este fin de semana en Alsasua ha reconocido ante el juez haber participado en la paliza propinada por hasta 50 personas a un teniente y un sargento de la Guardia Civil que tomaban unas copas de madrugada en un bar en compañía de sus parejas. Fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Foral auguran más detenciones sobre los hechos ocurridos en la noche del viernes al sábado durante las fiestas de la localidad. 

Los cuatro agredidos, los dos guardias y sus novias, resultaron heridos por los golpes. Uno de ellos sufrió una grave lesión en un tobillo, por lo que tuvo que ser operado en el Complejo Hospitalario de Navarra. Los otros tres sufrieron lesiones menos graves, un labio partido, moratones producto de los golpes indiscriminados que recibieron de una turba  

Ambos han quedado en libertad con cargos, acusados de un delito de atentado contra a la autoridad y otro de lesiones. El primero está penado con hasta 4 años de cárcel y el segundo puede llegar a los 3 años de prisión, en función de la gravedad de las heridas. 

Los dos jóvenes han comparecido ante la juez del juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona, Mª Paz Benito, pero sin presencia todavía de acusación particular, ya que los dos guardias y sus parejas aún no se han presentado en las diligencias ni han denunciado de forma personal los hechos. Sí ha estado presente la fiscalía, que ha coincidido con la decisión de la juez de dejar a los dos jóvenes en libertad con cargos, hasta que la investigación avance y se puede determinar el grado de participación de ambos y de otros posibles implicados. 

De hecho, los dos arrestados han negado ante la juez haber participado en la paliza, sin ofrecer muchos datos sobre lo ocurrido sobre las 5 de la madrugada en el bar Koxka de Alsasua. Uno de ellos ha declarado que no estuvo ni siquiera presente en el bar en el momento de los hechos y que fue detenido por un incidente posterior con la policía cuando se procedía a varias identificaciones. 

El otro acusado ha reconocido que estaba en el local cuando comenzaron los golpes, pero también ha negado haber sido parte activa en la paliza. Preguntado sobre si conocía como comenzaron los hechos o si presencio entonces lo ocurrido, ha dicho que no podía aportar esa información puesto que él no estuvo al tanto de lo ocurrido. Sólo ha reconocido estar en el bar Koxka cuando todo sucedió. 

Ambos han salido del edificio de los juzgados de Pamplona acompañados por sus abogados y familiares y amigos, que han increpado a la prensa, fotógrafos y cámaras de televisión que aguardaban a la salida del juzgado. De hecho, ha habido un conato de agresión contra un cámara de una televisión nacional por parte de simpatizantes de los detenidos. 

Los congregados en la zona portaban pancartas en las que se podía leer: "No a los montajes policiales" y "Dejad en paz a Alsasua". Agentes de la Policía Foral han custodiando la zona. 

La consejera de Interior Mª José Beaumont, cuyo cuerpo policial instruye las diligencias, ha mantenido que existen "informaciones contradictorias", en relación a la versión que la izquierda abertzale quiere 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
x