SUCESOS

Pillan a un vecino de Valtierra conduciendo en dirección contraria hacia Tudela y al darle el alto, para en mitad de la calzada

La Policía Foral ha investigado a cuatro personas en tan sólo una semana en Navarra por delitos contra la seguridad vial. 

Un control de la Policía Foral
Un control de la Policía Foral  

Agentes de Policía Foral han investigado, en lo que va de semana, a cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, por diversos delitos contra la seguridad vial, la mayor parte relacionados con el consumo de alcohol.

El jueves, una patrulla de Seguridad Ciudadana de la comisaría de Policía Foral en Tudela observó un turismo que circulaba por la Autovía del Ebro (A-68) en dirección contraria y se incorporaba a la N-121-C (Tudela-Tarazona), siguiendo en contra dirección hacia Tudela.

Los policías le dieron el alto, cosa que su conductor, vecino de Valtierra de 41 años, hizo en mitad de la calzada. Tras retirar el vehículo a un lugar seguro, los agentes le sometieron a las pruebas de alcoholemia, superando la tasa de 0,60 mg/l de aire espirado, por lo que se le investiga por un presunto delito contra la seguridad vial.

En la madrugada del martes, patrullas de Seguridad Vial realizaban un control de alcoholemia en Huarte cuando dieron el alto a un turismo. Su conductora, vecina del Valle de Egüés de 45 años, mostraba evidentes síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas, por lo que fue sometida a las pruebas de detección de alcohol, en las que casi cuadruplicó la tasa permitida, ha informado la Policía Foral.

Asimismo, el miércoles, en otro control de alcoholemia instalado en Pamplona, los agentes dieron el alto a un vecino de la capital de 59 años, que dio negativo en las pruebas. Sin embargo, al comprobar su documentación los policías detectaron que carecía de puntos, por lo que se le investiga por un presunto delito contra la seguridad vial.

Por último, en la noche de este jueves agentes de Seguridad Vial realizaban un control de alcoholemia en Pamplona cuando dieron el alto a un turismo conducido por una vecina de Tudela de 32 años, que presentaba evidentes síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Los policías tuvieron que repetir varias ocasiones la prueba, ya que la joven no era capaz de realizarla adecuadamente por su estado de embriaguez.

Finalmente, triplicó la tasa permitida, por lo que se le investiga como presunta autora de un delito contra la seguridad vial. Además, su permiso de conducir estaba caducado, por lo que fue denunciada administrativamente.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.