SUCESOS

El Gobierno de Navarra culpa a los extranjeros del caos vivido en Alsasua, con 1.400 personas atrapadas por la nieve

Agradece su labor a los vecinos y al Ayuntamiento de Alsasua (Geroa Bai), olvidándose de los policías y servicios de urgencias que solucionaron el problema.

Temporal de nieve de Alsasua. CEDIDA
Temporal de nieve de Alsasua. CEDIDA  

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, no ha tardado ni un día en salir a la palestra y anunciar su comparecencia en el Congreso de los Diputados para explicar con todo lujo de detalles lo ocurrido durante el temporal de nieve que ha azotado este fin de semana la AP-6 en Segovia, al tiempo que ha afirmado que abrirá un expediente a la concesionaria de la autopista.

Sin embargo, aquí en Navarra, el Gobierno cuatripartito liderado por Uxue Barkos ha optado por una estrategia diametralmente opuesta. Por un lado, ha emitido un comunicado agradeciendo su labor a los vecinos y al Ayuntamiento de Alsasua (cuyo regidor, Javier Ollo, pertenece a Geroa Bai), por dirigir el operativo para evacuar a las 1.400 personas bloqueadas a causa de la nevada en la Autovía del Norte (A-1).

Pero, más allá de la acción de los políticos, los verdaderos responsables de la atención a los conductores fueron los miembros del personal de Policía Foral, Guardia Civil, Bomberos, DYA, el Servicio Navarro de Salud y Cruz Roja (algunos acudieron aun estando fuera de su horario laboral) desplazados a la zona.

Así como, por supuesto, todos los habitantes de Alsasua que colaboraron en el alojamiento de los viajeros atrapados en la autovía nevada, ya fuera abriendo sus casas particulares o cocinando para servirles alimentos.

Por otra parte, el Ejecutivo foral, en lugar de analizar si estaba preparado para afrontar el temporal y si había tomado las medidas oportunas para garantizar la circulación por las carreteras (UPN y PSN, de hecho, ya han pedido explicaciones al Gobierno de Barkos por su "desastrosa e incomprensible" gestión de la situación), ha salido al paso mirando hacia otro lado y culpando del caos circulatorio vivido en la A-1 a "extranjeros en tránsito hacia Europa, que desconocían las alertas activadas ante la previsión de importantes nevadas".

FALTA DE PREVISIÓN

Se trata de una nueva vuelta de tuerca del Gobierno de Navarra para evitar hacerse cargo de las responsabilidades derivadas de la falta de previsión para hacer frente a las situaciones adversas que afectan a la Comunidad foral.

Y una nueva muestra también de la utilización que el Ejecutivo de Barkos realiza sobre las notas de prensa, ya que en el comunicado de agradecimiento enviado este domingo se ha explayado en listar a todas las autoridades que habían acudido a la zona, dejando para las últimas líneas a la Guardia Civil, que a fin de cuentas es la que coordinó todo el dispositivo de tráfico, junto a los agentes de la Policía Foral.

De hecho, fuentes del Instituto Armado han confirmado que la organización del dispositivo de evacuación corrió de su parte, con más de una decena de patrullas desplazadas a la zona de Alsasua, respaldadas por personal del puesto de esta localidad que se encontraba fuera de servicio y que apoyó con sus propios vehículos, y por supuesto también con la ayuda de las dotaciones de la Policía Foral, a los mandos de la Benemérita que controlaron la situación.

Las mismas fuentes también han querido subrayar, no obstante, que la coordinación de salida de este domingo por la mañana de todos los evacuados desde el pabellón municipal hasta los vehículos sí que ha sido obra del Ayuntamiento del municipio, pero dejando claro que el papel de la Guardia Civil ha sido fundamental durante este fin de semana en las carreteras navarras, sobre todo en la zona de Alsasua, con más de 15 patrullas desplegadas entre la noche y la mañana, más todos los agentes que, de forma voluntaria, acudieron a socorrer a los conductores afectados por el temporal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno de Navarra culpa a los extranjeros del caos vivido en Alsasua, con 1.400 personas atrapadas por la nieve