SUCESOS

Un pamplonés evita ser secuestrado en México y colabora en el rescate de sus compañeros de trabajo

Los tres eran empleados de una multinacional navarra de transporte y dos de ellos pasaron tres días en una cámara frigorífica.

Ficha policial de los detenidos facilitada por la policía de Puebla.
Ficha policial de los detenidos facilitada por la policía de Puebla.  

Un ciudadano de Pamplona de 28 años logró escapar de un secuestro en México, en el que sí cayeron dos de sus compañeros de una multinacional navarra, la empresa de transporte Truck and Whell. Esos dos hombres, españoles de 31 y 41 años, fueron rescatados ilesos tras haber sido raptados en el estado mexicano de Puebla.

Los presuntos captores, que llegaron a reclamar 30 millones de pesos a cambio de liberarlos (algo más de 1,35 millones de euros), han sido arrestados, entre ellos el exjefe de seguridad de la compañía en la que trabajaban y que había sido despedido con anterioridad.

Según ha informado la Fiscalía General de Puebla, el secuestro se produjo el miércoles día 27 de noviembre, cuando los dos españoles, acompañados de pamplonés, abandonaron su domicilio en la ciudad de San Andrés Cholula en un vehículo Chevrolet Optra en dirección a su centro de trabajo.

El coche en el que circulaban fue abordado sobre las 05.45 horas en la lateral de la autopista Vía Atlixcáyotl, una de las principales vías de acceso a San Andrés Cholula, por dos vehículos medianos de color blanco. Varias personas armadas se bajaron de ellos y secuestraron a los dos españoles, mientras que el pamplonés logró escapar.

El vehículo en el que iban los españoles fue abandonado por los asaltantes dejando en su interior los ordenadores y otros efectos de valor, lo que indicaba que se trataba de un secuestro organizado y bien planificado.

AYUDA A LA POLICÍA

El pamplonés comunicó inmediatamente el rapto a la Unidad contra el Secuestro del Ministerio Público de Puebla y a la Coordinación Nacional Antisecuestro mexicana. Tras llegar el aviso a la Comisaría General de Policía Judicial, se activó de manera inmediata la Red Nacional de Negociadores, para asesorar al presidente de la empresa en la que trabajaban los secuestrados.

Los captores habían solicitado telefónicamente un rescate de 1.350.000 euros por su liberación, por lo que dos negociadores de la Policía Nacional se desplazaron hasta la sede de la empresa para asesorarlos en las comunicaciones que pudieran recibir. Los investigadores sospechan, según ha informado la Policía Nacional, que los delincuentes tenían planeado matarlos tanto si pagaban por su rescate como si no.

Fruto de las gestiones realizadas de manera coordinada entre las autoridades de España y México, en la madrugada del día 30 se logró averiguar el lugar de cautiverio, procediendo al asalto por parte de los grupos tácticos de la Policía Estatal de Puebla.

La intervención culminó con la liberación de los dos españoles secuestrados y la detención de dos personas que los custodiaban. Las víctimas habían permanecido retenidas en el interior de una cámara frigorífica desconectada, a oscuras y sin colchón. A pesar de que uno de ellos había sido agredido, ambos fueron localizados en buen estado de salud.

Posteriormente fue también detenido el antiguo gerente de seguridad de la empresa para la que trabajaban las víctimas, un ciudadano de nacionalidad mexicana que había sido despedido hacía un mes y que presuntamente había organizado el secuestro gracias a los datos que conocía como extrabajador de la mercantil navarra. La operación policial sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Los tres arrestados son: Lenin 'N', de 34 años y originario de Oaxaca, el exjefe de seguridad de la empresa; Osvaldo 'N', de 35 años, y Óscar Enrique 'N', de 41 años, ambos originarios del Estado de México.

En el operativo se incautó un arma de fuego calibre 9 milímetros con 11 cartuchos útiles, un vehículo Chevrolet, un Lumina modelo 1990 con placas de Tlaxcala y dos móviles.

Los arrestados serán puestos a disposición de la autoridad jurisdiccional por el delito de secuestro, penado con entre 40 y 80 años de prisión.

VUELTA A LA VIDA

Los dos secuestrados también pensaban que los detenidos los iban a matar aunque se pagara el rescate. Por ello, al saberse a salvo, lo primero que dijo uno de ellos a los agentes fue: "Soy consciente de que he vuelto a nacer".

El inspector jefe de la Sección de Secuestros de la Policía Nacional, Alberto Carba, revive un secuestro que cataloga entre los "complejos", a pesar de su rápida resolución. Cuenta con 17 años de experiencia profesional en este tipo de negociaciones a contrarreloj.

"Hemos aprendido que desplazar a personal experto es clave para un desenlace feliz, primero para liberar a los secuestrados y, si es posible, también para detener a los captores", explica Carba, el inspector jefe que lidera el Equipo de Intervención en el Exterior de la Policía Nacional.

De la última operación en México no puede dar muchos detalles, porque sigue abierta, a la espera de más detenciones. "Eran cinco personas armadas y sabían a lo que iban, ya que dejaron allí los coches y otros objetos de valor como móviles o los ordenadores, por lo que se podía descartar el secuestro exprés", relata este policía. "Inmediatamente, mandamos a nuestros dos especialistas allí para seguir la información en tiempo real y ponerse al frente de la gestión de crisis con las familias", añade.

Los policías empezaron una negociación en paralelo a una investigación guiada por el pamplonés que, tras ser secuestrado, consiguió escapar y esconderse.

SIN FALLOS

Carba destaca que en este tipo de casos lo más importante es no cometer fallos, al no haber normalmente margen de error. Lo primero que desaconseja es pagar el rescate. "No hay un patrón común, porque cada secuestro depende de factores como las infraestructuras de un país", señala el inspector jefe, que establece los 15 días como la media de tiempo de los secuestros de los españoles en el exterior, 43 desde 2001 en América, Asia, Europa y África.

América es el continente que más episodios de secuestros acumula y Venezuela, México y Panamá son los países, por este orden, a los que en más ocasiones se han desplazado los expertos de la Policía Nacional. Carba pone de ejemplo la relación que tienen con sus colegas de Colombia. "Al final somos como una rama extraña de la medicina, necesitamos compartir experiencias y avances para mejorar en lo nuestro", indica.

De hecho, José Javier Galante, inspector de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Policía Nacional de España, daba las gracias desde México junto a autoridades locales. "La colaboración internacional ha sido exquisita desde el primer momento", apuntaba. Como siempre, agradecía especialmente la colaboración de las familias.

"Al final, todo secuestro se resuelve por el experto policial si sabe qué puertas hay y de qué llaves dispone", resume Carba, para quien es importante que cualquier español en el exterior confíe en la seguridad, tanto la privada como la pública. "Y sabiendo que el pasaporte español les facilita recursos en situaciones tan complejas como un secuestro", concluye.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.