SUCESOS

Padre e hijo agreden en Cascante a los guardas forestales que cumplían órdenes de requisarles varios perros

El padre golpeó con una vara a los guardas mientras su hijo trataba de lanzarles varias piedras, por lo que la Policía Foral tuvo que reducirles.

Imagen de archivo del Guarderío Forestal interviniendo en un conato de incendio en campo de la Ribera. FORESTAL NAVARRA
Imagen de archivo del Guarderío Forestal interviniendo en un conato de incendio en campo de la Ribera. FORESTAL NAVARRA  

La Policía Foral ha detenido este fin de semana en Cascante a dos vecinos de la localidad por supuestos delitos de amenazas, atentado contra la autoridad y resistencia y desobediencia grave tras agredir a varios agentes forestales.

Los hechos han ocurrido en una finca de Cascante, donde el personal de Guarderío Forestal del Gobierno de Navarra trataba de dar cumplimiento a un auto judicial para entrar al reciento y proceder a la recogida de unos perros, al hilo de una investigación de supuesto maltrato animal. Les acompañaba una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Policía Foral.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Tudela había emitido este auto que los guardas entregaron a los dueños de la finca, un hombre de 59 años y su hijo de 19. Padre e hijo rompieron el escrito y comenzaron a insultar y amenazar de muerte a los guardas forestales presentes.

El padre, esgrimiendo una vara, lanzó un puñetazo en el pecho a uno de los guardas, momento en el que los policías forales que acompañaban a los forestales procedieron a intervenir para reducir al agresor. Su hijo también fue reducido cuando trataba de lanzar una piedra contra los guardas.

Ante los hechos y tras varias negativas a facilitar la inspección del Guarderío Forestal, los policías detuvieron a padre e hijo como presuntos autores de varios delitos de desobediencia grave a la autoridad, atentado y amenazas graves. Los detenidos fueron conducidos a las dependencias policiales de la comisaria de la Policía Foral de Tudela y ya han quedado puestos en libertad, aunque deberán comparecer en los próximos días en el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de la capital ribera.

Finalmente los guardas forestales han decomisado seis perros a raíz de una investigación por supuesto maltrato animal, que era la labor por la que se habían trasladado hasta Cascante cumpliendo órdenes judiciales.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.