EDUCACIÓN

Noelia López-Cheda: "La tecnología es una de las grandes brechas generacionales"

La coach y consultora de comunicación recomienda a los padres fomentar el diálogo con sus hijos y conocer bien las nuevas tecnologías.

La coach Noelia López-Cheda.
La coach Noelia López-Cheda.  

Noelia López Cheda (Elche, 1975) es ingeniera industrial pero desde hace algunos años trabaja como coach y consultora de comunicación. Imparte cursos obre motivación y liderazgo en empresas y acaba de publicar el libro 'No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida' (La Esfera de los Libros, 2015).

López Cheda, madre de una niña de 11 años y de un niño de 6, propone a los padres consejos y reflexiones sobre la educación de los hijos, la comunicación en familias y colegios, la confianza y el impulso del talento personal, entre otros temas. Además, es autora de un blog sobre educación con más de 1.450.000 visitas.

¿Por qué hay padres que se convierten en la agenda de sus hijos?

Es un hábito que tenemos desde hace unos años y es más fácil con la tecnología. Nos da la sensación de que si no lo hacemos nosotros, ellos no lo van a hacer. Esto se une al querer que sean los mejores, que lleguen a todo, que no les pase nada… Vivimos en una sociedad bastante competitiva y tenemos miedo del mundo al que van a llegar. No solo somos sus agendas, sino que les hacemos los trabajitos del cole. También tengo bastantes testimonios, que aparecen en el libro, sobre padres que acompañan a sus hijos a entrevistas de trabajo, a la universidad a revisiones de exámenes… 

¿Qué tipo de adultos fomenta esta actitud?

Sobre todo, adultos a los que les da un poco de miedo enfrentarse a la vida. Hay personas que me han escrito y me dicen: “Me veo perfectamente reflejado en lo que estás comentado”. Ya no es que no tengan conocimientos técnicos, sino las habilidades que no se entrenan desde pequeñitos, como la iniciativa, la proactividad, el reponerte de los palos que te da la vida, la capacidad de seguir adelante… En casa hay que fomentar situaciones en las que el niño vaya adquiréndolas.

¿Cómo se puede conseguir?

Siempre hablo del ejemplo: cómo te ves tú respecto a esta habilidad. Eso va a ser el espejo donde ellos se van a ver. Ese es el primera paso. Después hay muchas estrategias. La autonomía y la responsabilidad se puede trabajar desde muy pequeños asumiendo cosas que pueden hacer de sobra. A veces las hacemos nosotros para que no se tarden tanto. Puede ser cualquier cosa. Dividir las tareas en casa es un ejercicio muy bueno para que el niño, desde bien pequeño, asuma su parte de responsabilidad en la familia, su primer equipo.

Señala también que el hogar y el colegio deben complementarse…

Creo que tenemos que ir todos a una. Es una pena que muchas veces los padres vayamos en contra de los colegios y que desde allí se pongan a la defensiva con los padres. Entiendo que nos lo hemos ganado a pulso. Desconfiamos las dos partes. Esto debería cambiar y los profesores y educadores tienen mucho que hacer. Si en casa trabajamos determinada cosa, en el colegio también se puede. En el libro doy algunas pequeñas sugerencias.

¿Por ejemplo?

En el cole, me parece fundamental el respeto de los estilos la hora de comunicar de cada uno. Propongo ejercicios de dejar a cada niño que se exprese y comunique a su manera, independientemente de que luego les enseñes habilidades de comunicación. También recomiendo que se hagan proyectos en equipo con los niños y que cada uno aporte su talento original. Eso también lo llevo a casa.

¿Qué opina del rol del padre-amigo?

Quiero mucho a mis hijos, confían en mí y yo en ellos, pero tenemos una relación de contarnos lo que toca contar. Cuando hay un problema, espero que me lo cuenten, a mí o a su padre, pero el rol amigo, no. Yo no soy de su generación. Ellos tienen que vivir una serie de experiencias con amigos que yo estoy al margen. Soy su madre, no su amiga. Puede existir mucha confianza, pero nunca seremos los amigos que tienen con cada ciclo de edad.

¿Dónde cuesta más salvar la brecha generacional?

Conozco muchísimos padres que no tienen ni idea de dónde se meten sus hijos de 10 años con la tablet, por ejemplo. Hace poco hubo un estudio que decía que más del 50% de los padres con tablets en casa con conexión a Internet que no saben dónde se meten sus hijos. Es un gran peligro. Esa es una de las grandes brechas generacionales. La tecnología es otra manera de comunicar y los niños han nacido en un mundo en el que las comunicaciones se van a ver de muchas más maneras. Para ellos es muy importante tener una foto en Instagram con 500 "likes" y tú lo ves absurdo. Es importante que conozcamos su punto de vista. Siempre les digo a los padres: "Tenéis que estar al día”. 

En este sentido, ¿cuáles son tus recomendaciones, por ejemplo, para poner límites?

Cuando se ponen límites con la tecnología, los padres deberían tenerlos también. Cuando estamos en un restaurante, todo el mundo pone el móvil encima de la mesa. O cuando estamos hablando con alguien y suena el móvil, enseguida atendemos a la llamada. Por ejemplo, si estás hablando con tu hijo y suena el whatsapp, miras el móvil. El mensaje que le llega es: yo no soy tan importante como la interrupción del teléfono. Como digo muchas veces en los cursos, que la gente se ríe: "Si hay sangre o fuego, ya me llamarán. Mientras tanto, lo demás, puede esperar". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
x