SOCIEDAD

La historia del ingeniero que dejó su trabajo para montar un hotel en Cascante comprometido con la discapacidad

El alojamiento ha recibido el Premio Nacional de Hostelería FEHR por ser "un hotel para todos", con independencia de las capacidades de sus huéspedes.

RuralSuite Hotel Apartamentos de Cascante recogió recientemente en Salamanca el Premio Nacional de Hostelería FEHR  a la empresa por su compromiso con la discapacidad por haber creado "un hotel para todos", con independencia de las capacidades sensoriales, intelectuales o físicas de los huéspedes. 

El galardón, cuya entrega tuvo lugar en el Teatro Liceo, está otorgado por la Federación Española de Hostelería, organización empresarial que representa a nivel estatal al conjunto de más de 300.000 empresas que integran el sector de la restauración.

Estos prestigiosos precios reconocen "la labor de los establecimientos, empresas e instituciones que han destacado en aspectos tan diferentes como la innovación, la responsabilidad social, el apoyo a la cultura, la sostenibilidad, compromiso con las personas con discapacidad y son considerados un ejemplo para el sector por su contribución a engrandecer la hostelería y ser buenos modelos a seguir".

TRABAJAR CON PASIÓN

El director del alojamiento, Paco Irízar, acudió a recoger el premio y, muy agradecido por el reconocimiento, recordó sus inicios: "Yo realmente soy ingeniero, profesión en la que he trabajado la mayor parte de mi vida. Pero un día día cansado de esa vida de trabajar muchísimas horas y decidí hacerme hostelero".

Sin embargo, reconoció que "pensaba que era otra cosa". Así, explicó que aunque ahora trabaja "mucho más" y gana "mucho menos dinero", es "feliz, que es lo importante": "Es maravilloso hacer algo con pasión". Pero no afrontó esta laboriosa aventura solo, sino con el vital apoyo de su familia.

Sobre el proyecto, detalló el espíritu que sigue presente desde el primer día: "Realmente nuestro premio es por algo muy sencillo, algo que nosotros llevamos dentro. Hemos hecho un hotel para todas las personas. Simplemente, no nos hemos olvidado de las que tienen algún tipo de discapacidad. Hemos hecho un hotel en el que la accesibilidad pasa desapercibida, en el que no hemos querido hacer un "ghetto", ni un hotel con diferentes puertas, ni diferentes baños. Simplemente un hotel en el que cualquier persona, con independencia de sus capacidades sensoriales, intelectuales o físicas pueden disfrutar de él.

¿CÓMO ES UN HOTEL ACCESIBLE?

La historia de RuralSuite comienza con una de idea de poner en marcha un turismo diferente, "accesible para todos, respetuoso con el medio ambiente y con una excelente oferta de restauración". Las zonas comunes y los apartamentos, totalmente accesibles, disponen de todo el espacio necesario para realizar la transferencia y un giro cómodo de 360º.

Además, el restaurante cuenta con menús adaptados para las personas con intolerancia. Las cocinas de los apartamentos están 100% adaptadas, tanto en cuanto a la altura de sus armarios como en el espacio de giro, con espacio para aproximación frontal en silla de ruedas a los muebles bajos.

Entre sus prestaciones, también destacan la señalética en braille, pavimento que cumple con la norma UNE y timbre con señal lumínica para personas con discapacidad auditiva. El momento de la reserva también es accesible gracias a su web y motor de reservas.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.