ENTREVISTA

Fernando Sarráis, psiquiatra: “Los jóvenes de hoy tienden a rechazar el sufrimiento y acaban renunciando a amar”

El profesor de la Universidad de Navarra, afirma que la sociedad occidental desea la libertad personal pero difunde “modelos de marionetas emocionales”

El psiquiatra Fernando Sarráis, profesor de la Universidad de Navarra.
El psiquiatra Fernando Sarráis, profesor de la Universidad de Navarra.  

“Los jóvenes de hoy tienden a rechazar el sufrimiento y acaban renunciando a amar”. Así lo afirma el psiquiatra Fernando Sarráis, profesor de la Universidad de Navarra, y autor del libro Temperamento, carácter y personalidad (Ediciones Teconté). Este trabajo, recién publicado, se centra en la importancia del mundo psíquico, de la personalidad, para vivir una vida lo más satisfactoria posible.

"Podríamos resumir la receta de la felicidad en hacer el bien por amor y libremente.  Pero resulta que hacer el bien es más costoso que hacer el mal”, asegura el psiquiatra. En  el caso concreto de los jóvenes, “tienden a hacer con más frecuencia cosas que les hacen sentirse bien o dejar de sentirse mal a corto plazo, pero que a medio y largo plazo les producen dependencias que disminuyen su libertad y, por tanto, les impiden ser felices”.

En el libro  se muestra el funcionamiento de la persona interior, tanto el normal, que supone una personalidad sana o madura, como el anormal o desequilibrado, que se debe a una personalidad patológica o inmadura. “Las personas con mayor capacidad de amar y ser felices son las que logran un equilibrio psicológico estable, que coincide con tener una personalidad madura. Se trata de un equilibrio entre razón, voluntad y afectividad. Debe ser un equilibrio ordenado en el que la preeminencia sea de la razón, que es la que sabe cuál es el camino del bien”. 

LA FACHADA DE LAS PERSONAS

Según se recoge en la obra, hoy en día se da una gran importancia a la apariencia física, a la fachada de las personas y al éxito en la realización de los diferentes papeles que se desempeñan en la sociedad, por la convicción de que la felicidad depende de ambos factores. Sin embargo, según explica el autor, en los últimos años han aumentado mucho las enfermedades mentales y las adicciones, que dificultan ser felices. 

“Es curioso ver cómo en la sociedad actual hay muchas ambivalencias en el plano cultural que crean confusión. Por una parte se fomenta el consumismo, el placer y el rechazo al sufrimiento y por otra, las películas, videojuegos y cómics presentan a héroes fuertes y valientes con gran capacidad de sufrimiento”. Según el psiquiatra, “esta ambivalencia está empujando a los jóvenes a refugiarse en el mundo de ficción donde son fuertes al identificarse con los héroes para huir de la vida real donde sufren por ser temerosos y cobardes y, por lo tanto, frustrados e insatisfechos”.

Otra ambivalencia de la sociedad occidental, en opinión del profesor de la Universidad de Navarra, es la admiración y deseo de libertad personal junto con la gran difusión de las adicciones, dependencias y obsesiones. “A ver cuando se premian y difunden los modelos de personas reales con verdadera libertad e independencia interior, que no son marionetas emocionales del consumo de placeres para lograr sentimientos agradables pasajeros”. 

Sarráis asegura que la clave a la hora de educar la personalidad está en “tratar de equilibrar esa inclinación al placer con el desarrollo de un fuerte voluntad que permita el autodominio y así poder escoger el bien, aunque no produzca placer inmediato, porque es la condición de la felicidad”.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.