SOCIEDAD

Así ha 'cambiado' Falces al cumplirse un año de la caída de la pamplonesa de 53 años fallecida en el encierro del pilón

Hace ahora un año, Mari Carmen Asensio se convertía en la primera víctima del encierro del Pilón en sus más de 70 años de celebración.

Cambios en Falces tras el fallecimiento de una espectadora en el segundo encierro de 2016. NAVARRA.COM
Cambios en Falces tras el fallecimiento de una espectadora en el segundo encierro de 2016. NAVARRA.COM  

El 15 de agosto de 2016, instantes después de que la última vaca entrase en los corrales del segundo encierro del Pilón de Falces, Mari Carmen Asensio Villanueva, vecina del barrio pamplonés de la Chantrea, se desplomaba hacia el barranco de la bajada del Pilón.

La mujer cayó desde una altura de 12 metros y quedó inconsciente entre la maleza. Pese a la aparatosa caída, nada hacía presagiar que las graves lesiones acabarían con la vida de la mujer de 53 años al día siguiente. Mari Carmen Asensio se había colocado en la valla de la ladera previa a la bajada y se disponía a volver al recorrido para ir al pueblo una vez acabado el encierro al igual que los otros cientos de espectadores. Fue entonces cuando un mal paso hizo que cayera ante los gritos de espanto de los asistentes.

Hace ahora un año, Mari Carmen Asensio se convertía en la primera víctima del encierro del Pilón en sus más de 70 años de celebración. Este trágico suceso no quedó como caso aislado. El mismo día en el que fallecía la mujer, el propio jefe de lidia, Imanol Henares, caía al vacío en la misma zona del recorrido aunque con más suerte, sufriendo heridas de carácter leve.

Era el momento de trazar planes para garantizar una seguridad máxima a corredores, espectadores y el resto de trabajadores que engloban el encierro del Pilón de Falces. Tal y como señalaron desde el Ayuntamiento de la localidad llevaban varios años pensando en cómo mejorar la seguridad y "la tragedia de 2016 resultó definitiva".

Un año después, Falces refuerza la seguridad aunque recuerda que al final "cada uno debe velar por su seguridad" y desde Protección Civil de Milagro que se encarga de la seguridad en el desarrollo del encierro, lamentan que " el sentido común puede ser el menos común de los sentidos. Hemos tenido que llamar la atención de gente que se subía al monte con silletas de niños" aseguraba un voluntario.

De este modo, han sido dos zonas las que se han cerrado al público, una de ellas la zona de riesgo máximo: la zona de precipicio previa a la bajada desde donde cayó tanto la mujer como el jefe de lidia y la zona bajo el Castillo de los Moros.

Además, el recorrido y las zonas rocosas donde se colocan los espectadores se ha llenado de carteles donde advierte del riesgo: "No situarse en esta zona", "Atención: Zona de riesgo" y un sistema de megafonía advierte e los espectadores del peligro de caída.

LOS PEORES ENEMIGOS DE LA SEGURIDAD: DESCONOCIMIENTO Y PRISA

Sin embargo, desde Protección Civil de Milagro recuerdan que aunque están especialmente implicados en sensibilizar y concienciar a la gente, ésta es al final la que tiene la última palabra: "La mayoría de la gente se ha tomado muy bien los cambios por seguridad, les indicas que la zona está restringida porque tiene peligro y se ponen en otro sitio sin ningún problema. Siempre están los que al final se ponen donde quieren, pero contra eso no podemos hacer nada", "Por lo general es la gente del pueblo y la zona la que mejor se ha tomado las nuevas medidas y mejor las acatan".

Hacen balance de un año de cambio en la seguridad y en especial de concienciación. "La gente de aquí no suele tener problemas porque ya tienen sus sitios que sabe que son seguros y siempre se ponen ahí, lo malo es cuando la gente no conoce y se sube arriba del monte porque cree que de ahí va a ver mejor o llegan tarde e intentan ponerse en zonas que son peligrosas porque no hay más sitios disponibles, fue un poco lo que ocurrió el año pasado" señalan desde la organización.

José Manuel Merenciano de DYA ha señalado en cuanto a los corredores que por lo general no hay que lamentar grandes incidencias porque son participantes habituales y saben dónde ponerse.

En cuanto al equipo sanitario de DYA Navarra, celebra por el momento unos encierros por el momento libre de atenciones graves. El personal por el momento se ha mantenido ya que lo consideran "suficiente para el encierro" y señalan que es clave el cuidado de los espectadores y los corredores para que las atenciones sean mínimas.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.