FERIA DEL TORO

El 'monarca' Roca Rey llega para hacerse cargo del trono de Pamplona

Bochornoso comportamiento de Joseba Asirón en el palco al conceder una inexplicable vuelta al ruedo a un toro casi inválido de Fuente Ymbro con tintes de manso. 

El torero Andrés Roca Rey sale a hombros por la puerta grande de la Plaza de Toros de Pamplona después de cortar a sus dos toros en suerte tres orejas. Roca Rey compartió cartel con los diestros Miguel Abellán y Paco Ureña en la tercera de abono
El torero Andrés Roca Rey sale a hombros por la puerta grande de la Plaza de Toros de Pamplona después de cortar a sus dos toros en suerte tres orejas. Roca Rey compartió cartel con los diestros Miguel Abellán y Paco Ureña en la tercera de abono  

Andrés Roca Rey llegó a Pamplona para triunfar y para hacerse con el trono del toreo en la capital navarra. Cierto es que las dos orejas en su sexto toro fueron un exceso, pero no así las dos primeras de cada uno de sus toros por su disposición, su arte, su valor y su torería. Un público entregado al peruano ha premiado al joven debutante como matador en la Feria del Toro, mientras que ha sido menos complaciente con sus dos compañeros de terna, Miguel Abellán y Paco Ureña. 

Joseba Asirón, alcalde de Pamplona, que ha presidido la primera corrida de la Feria del Toro ha sido recibido con una sonora pitada por parte del público a su llegada al palco. A pesar de algunos saludos, el alcalde ha mostrado en todo momento rostro serio durante su acceso al palco para su privilegiada posición en la tarde de hoy. 

Después, con su comportamiento frívolo y chulesco al que tiene acostumbrada a la ciudadanía, ha roto todas las normas de protocolo taurino para conceder de golpe dos orejas en el sexto toro a Roca Rey y para conceder una vuelta al ruedo de chufla al sexto toro, que pudo ser cambiado por inválido y manso. Una vergüenza más de un alcalde sectario, que lógicamente ha sido despedido con otra sonora pitada.

Seis toros de Fuente Ymbro, bien presentados, de comportamiento incierto, mansos tercero, quinto y sexto, demostraron una preocupante falta de fuerza poco habitual en esta ganadería.  

Miguel Abellán, de verde botella y oro: Silencio y silencio.

Paco Ureña, de azul y oro: Palmas y silencio.

Andrés Roca Rey, de burdeos y oro: Oreja y dos orejas. 

Presidente: Joseba Asirón (Bildu) asesorado por Juan Ignacio Ganuza y Nuria Crespo. Lamentable comportamiento demostrando un desconocimiento absoluto al conceder dos orejas en el sexto toro a Roca Rey y, sobre todo, la vuelta al ruedo a un toro inválido con tintes mansurrones. Asirón no debería volver a sentarse en el palco por respeto a la fiesta de los toros por su frivolidad y por tomarse a broma su participación como presidente. 

Incidencias: Lleno en Pamplona en la tercera del ciclo de la Feria del Toro con la primera asistencia de las peñas en los tendidos. Tarde de mucho calor y gran ambiente en Pamplona en el día de San Fermín. 

PRIMER TORO

El primero de Fuente Ymbro es Malicioso, un castaño de 525 kilos, que corresponde a Miguel Abellan. Lo ha cuidado mucho el diestro madrileño

Por dos veces lo ha llevado Abellán al caballo y a punto ha estado José Antonio Prestel después de tener un percance en el par de banderillas, donde el toro se ha venido un poquito más arriba. 

Lo ha embarcado muy bien Abellán con la mano derecha en un par de tandas meritorias.

De rodillas, y con la misma mano, ha sabido captar la atención del público, bastante disperso hasta este momento.

No ha sido el toro el mismo por el pitón izquierdo, a pesar de su calidad y de lo pronto que aceptaba los cites del diestro. No le quedaban mucho más pases al de Fuente Ymbro, y salía más suelto y con la cara más alta por el pitón izquierdo. 

Ha rematado con una serie de manoletinas antes de entrar a matar con una media estocada desprendida. Lo ha intentado en otras cinco ocasiones hasta que ha conseguido dejar una estocada caída. 

El mal uso del acero ha privado al torero madrileño de algo más que la indiferencia del público. El toro ha muerto junto a toriles, junto a la puerta de corrales del encierro. 

SEGUNDO TORO

El segundo de la tarde es Damasco, un toro negro de 510 kilos que ha salido con mucho brío y ha tomado con gusto el capote de Paco Ureña.

El encuentro con el caballo ha resultado un puyazo mal colocado y algo trasero. En su segundo encuentro con el caballo el toro ha salido suelto tras un picotazo.

Roca Rey ha salido decidido a ganarse al público de Pamplona con un vistoso quite, aunque no ha terminado de rematarlo.

El tercio de banderillas ha resultado un despropósito y por las justas se ha cambiado de tercio con los 4 palos reglamentarios colocados. 

Muy bien Paco Ureña con estatuarios para comenzar la faena y tratar de meter en la muleta a un toro que llegaba muy distraído. Rápidamente ha pasado al pitón izquierdo para intentar un par de tandas de naturales. 

Pero no ha sido lo mejor de Ureña con la izquierda, sino cuando ha tomado la muleta con la mano derecha y ha tenido una tanda muy notable. Ya descalzo, sin las manoletinas, ha intentado alargar los muletazos, pero sin éxito. 

Los últimos naturales han sido más largos, más profundos, con un remate en círculo y terminando con dos desplantes. El toro ha deslucido mucho la faena al salir suelto. 

Aunque ha sonado La Pamplonesa para premiar la faena de Ureña, a la faena le ha faltado transmisión y ha pecado de larga cuando el toro no tenía mucho más para exprimir. 

Ha pinchado Ureña y ha colocado un espadazo entero y caído a la segunda. 

Palmas para Paco Ureña tras un buen toro de Fuente Ymbro al que ha tardado en descubrir el diestro murciano.

TERCER TORO

El primero de Roca Rey, Pintor, negro de 510 kilos, ha tenido un comportamiento extraño de inicio, sin querer saber nada de los engaños. 

Ha salido absolutamente suelto y despavorido de su encuentro con el caballo, con un comportamiento casi de manso. En el segundo puyazo ha vuelto a salir disparado, suelto, hasta terminar con el caballo de chiqueros, donde no le han castigado. 

Incluso Roca Rey ha tenido que desistir de un quite con el capote en un primer momento, para terminar con unas tafalleras ceñidas junto a la puerta de arrastre y empujando el toro hacia los adentros en todo momento. 

El tercio de banderillas ha tenido que llevarse a cabo en las rayas de picar y junto a chiqueros. 

Roca Rey ha apostado fuerte con un brindis al público, a pesar de las dificultades que el toro ha mostrado durante la lidia, demostrando que para este torero ahora mismo no existen barreras por su disposición. 

Lo ha citado de rodillas junto a las tablas de tendido 1, pero el toro ha huido hasta el otro extremo de la plaza donde, de nuevo de rodillas, lo ha prendido de una manera muy fea y que parecía grave.

Ni con esas ha podido el toro con el peruano, que ha vuelto firme y dispuesto a colocarse en la cara del toro, ya con la plaza a su favor. Lo ha intentado por la izquierda en la misma puerta de toriles, con las dificultades que mostraba el toro, sin repetir, muy deslucido y buscando salir del trance. 

Ha entrado a matar Roca Rey junto a la puerta de corrales del encierro. Ha colocado un espadazo tan efectivo que el toro ha rodado de forma fulminante. 

Petición mayoritaria y oreja para Roca Rey

CUARTO TORO

Mientras Roca Rey pasa a la enfermería ha salido a la plaza Jazmín, un jabonero sucio de 550 kilos, con mucho brío y alegría, algo totalmente opuesto a su hermano anterior. 

Ha empujado en el caballo, con un puyazo algo trasero. En el segundo encuentro con el caballo lo han cuidado mucho, lo mismo que en la lidia en banderillas para darle los capotazos justos. 

Se ha apagado el toro en banderillas, hasta el punto de que Miguel Abellán ha intentado evitar el último par de banderillas y no ha brindado el toro. 

Apenas ha sacado un par de pases Abellán con un toro muy protestón, quedándose corto en los lances y sin ninguna ayuda para el torero. 

No ha abreviado el madrileño a pesar de lo poco que podía esperar y tras una última tanda para intentar de probar lo imposible, ha ido a por el estoque.

Ha entrado a matar sin mucha convicción y ha pinchado a la primera. Le ha colocado un bajonazo a la segunda, suficiente para que el toro doblara. Silencio para el torero. 

QUINTO TORO

El segundo para Paco Ureña, con las peñas ya de vuelta tras la merienda, es Comisario, negro de 575 kilos, el de mayor peso de la corrida. 

Le ha recibido muy bien con el capote el murciano, terminando con media verónica muy torera. 

No se ha empleado el toro en el caballo, al que tampoco le ha castigado mucho, para intentar cuidarlo. Ha pedido suavidad Ureña a sus peones en el tercio de banderillas, al que han dado los pases justos. 

El toro ha buscado la salida tras las banderillas, pero Ureña se ha colocado firme, tratando de llevarlo en una serie de derechazos largos, constantes y bien colocado el murciano. 

Con la mano izquierda Ureña ha conseguido dos, tres naturales profundos, muy encajado el torero, sin ninguna colaboración del toro. Ha estado con gusto Ureña en tres tandas consecutivas con la mano izquierda, muy bien colocado el torero y arriesgando en todo momento. Unas tandas que no han sido valoradas por el público como se merecían por el comportamiento de su oponente. 

Le ha costado mucho entrar a matar a Ureña por las dificultades presentadas por el toro. Le ha costado decidirse al murciano hasta que le ha metido un muy buen espadazo en su sitio que aún así no ha sido suficiente para hacer doblar al toro. Ha fallado Ureña con la puntilla y no ha acertado hasta el tercer intento. 

Silencio y cierto punto de indiferencia con el bravo torero. 

SEXTO TORO

Ha vuelto Roca Rey de la enfermería entre aplausos de los aficionados más atentos para recibir a Soplón, el último de Fuente Ymbro con 515 kilos y capa castaña. 

Lo ha recibido el peruano a la verónica con mucho gusto y cuatro chicuelinas muy ceñidas. 

Ha hecho las delicias Roca Rey al llevar al toro con el capote, galleando, de manera desmayada y con sabor torero, mostrando la versatilidad de este diestro con la capa. 

Ha comenzado a dar muestras de escasez de fuerzas muy pronto el toro de Ricardo Gallardo, manseando en banderillas.

Roca Rey ha brindado en el centro del anillo al público, dejando suavemente la montera boca arriba casi en la boca de riego, desde donde ha citado al toro, pasándoselo por detrás en dos ocasiones, muy quieto y haciendo entrar al público de forma rápida en la faena. 

Ha tenido que esforzarse el peruano para poder sacar algún que otro muletazo, casi entre los pitones del toro arriesgando con la mano derecha. 

Ha sido con la mano izquierda cuando ha podido lucirse con un par de buenos naturales ligados. Ahí es dónde el toro no ha protestado y ha dado muestras de clase, embistiendo y repitiendo sin mucha codicia, pero al menos permitiendo a Roca Rey rematar un par de tandas y hacer sonar a La Pamplonesa con España Cañí. 

Roca Rey ha conseguido poner al publico en pie, arriesgando, de rodillas, mirando al público y sacando a gritos los olés de la afición. 

Estocada baja, que ha hecho rodar al toro de forma fulminante. Al público le ha dado exactamente igual, la petición de oreja ha sido mayoritaria. La presidencia ha concedido las dos orejas de forma inminente y le ha concedido una sorprendente vuelta al ruedo, quizá producto de las ingestas líquidas sanfermineras o de algo peor.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.