FERIA DEL TORO

El mexicano Luis David Adame arrasa con tres orejas y puerta grande en la novillada que abre la Feria del Toro

El navarro Javier Marín ha cortado también una oreja en su segundo de la tarde y el francés Younes se ha ido de vacío.

El novillero mexicano de Aguascalientes, Luis David Adame, sale a hombros de la plaza de toros de Pamplona. EFE/Villar López
El novillero mexicano de Aguascalientes, Luis David Adame, sale a hombros de la plaza de toros de Pamplona. EFE/Villar López  

Novillos de El Parralejo, de gran clase pero algo justos de fuerza. Destacó el quinto de la tarde, una gran toro. 

Javier Marín, de azul marino y oro: Vuelta al ruedo tras leve petición y Oreja. 

Luis David Adame, grana y oro: oreja y dos orejas.

Andy Younes, de violeta y oro: silencio y silencio. 

Presidencia a cargo de Juan Ignacio Ganuza asesorado por Josetxo Gimeno y Miguel Ángel Martínez. Estuvo bien, aunque sorprendió la rapidez al conceder de golpe las dos orejas a Adame en el quinto. 

Tres cuartos de entrada en tarde calurosa, con algo de viento y nublado. 

PRIMERO TORO: OLIVARERO, 425 kilos 

Javier Marín ha recibido a su toro con 6 largas cambiadas desde los adentros hasta casi él mitad del ruedo que han sido muy celebradas por el público. El toro de El Parralejo, Olivarero, ha tomado muy bien el capote. En el primer encuentro con el caballo ha perdido las manos. El segundo puyazo ha sido de trámite, muy poquita fuerza el novillo. 

El mexicano Luis David Adame aprovecha muy bien la calidad del toro para un quite en el centro del ruedo, pero el novillo vuelve a mostrar su escasez de fuerzas. 

Javier Marín ha citado al toro en los medios tras brindar el toro al público. En La primera tanda por la derecha no ha terminado de acoplarse, para conseguir mejores momentos con la misma mano en la segunda tanda. 

Lo ha intentado Javier Marín con la mano izquierda exponiendo mucho, pero las tandas han perdido conexión por la falta de fuerza del novillo. 

Han sido los últimos naturales los más ceñidos y en algún momento con profundidad.

Javier Marín ha estado decidido y dispuesto en todo momento, pero al novillo de El Parralejo le ha faltado fuerza

Entra a matar en los medios pero pincha en su primer intento. A la segunda coloca media estocada y el novillo cae. Tras una leve y cariñosa petición, el cirbonero ha dado la vuelta al ruedo. 

SEGUNDO TORO: ORGANILLERO, 430 kilos

Lo recibe el mexicano Luis David Adame de rodillas. El toro sale suelto, pero acude pronto al caballo. De hecho el novillo ha recibido dos puyazos.

Se intenta lucir y recibe palmas el diestro francés Younes en el quite.

Adame ha comenzado la faena muy quieto, citando al toro con ayudados y pasándoselo también por detrás.

Ha conseguido unas meritorias tandas con la mano derecha en los medios, midiendo muy bien las fuerzas del animal. El colombiano ha estado en todo momento muy decidido 

El novillo se ha rajado muy pronto y Adame lo ha intentado en las tablas, pero ya no ha conseguido mucho más.

Ha conseguido una rápida y efectiva estocada muy aplaudida por el público, que ha pedido la oreja a pesar de la brevedad de la faena. La petición en este caso tampoco ha sido atronadora ni mayoritaria, pero el presidente ha concedido una oreja. 

TERCER TORO: CARAPAPA, 445 kilos 

Muy bonito el tercero de la tarde, de capa jabonera. El francés Andy Younes lo cuida en los primeros lances y también vigilan la fuerza en los puyazos. 

El tercio de banderillas ha sido bastante desconcertante por parte de la cuadrilla del Novillero francés. 

Comienza Younes su faena en los medios con la mano izquierda, pero el novillo tampoco está sobrado de fuerzas en este caso. 

A pesar de la escasa fuerza, Younes ha aprovechado muy bien la calidad del toro para conseguir una meritoria tanda muy quieto pasándose al novillo muy cerca y ceñido. Ha conseguido hacer lo poquito que se podía con las fuerzas del novillo. 

Ha matado a la segunda, tras un pinchazo y 5 intentos con el descabello. 

Silencio para el francés que podría haber conseguido mucho más si el novillo no se hubiera parado tan pronto y hubiera matado mejor: mucha clase y torería de Younes

CUARTO TORO: BARRENERO: 460 kilos

Lo recibe también de rodillas Javier Marín, que vuelve con muchas ganas de conseguir algo meritorio en su segundo y último novillo. 

Después de un muy mal tercio de banderillas, Marín ha comenzado la faena en el tercio, tratando de hacerse con su oponente, que embestía con clase, pero protestando cuando las tandas se alargaban. 

Mientras la banda del maestro Bravo tocaba Nerva, en el ruedo Marín lo intentaba por ambas manos, pero el novillo no transmitía y embestía sin codicia. Con la mano izquierda no ha tenido opción. 

Marín ha tenido que hacer varios desplantes para captar la atención del público, que se ha volcado cuando ha entrado a matar. Ha conseguido casi una estocada completa, suficiente, aunque el toro ha tardado en caer. 

La petición, por vecindad, ha sido fuerte y el presidente no ha tenido más remedio que concederle la oreja. 

QUINTO TORO: BARRENERO, 480 kilos.

Aunque se anunciaba un toro colorado, salió un precioso jabonero con mucho brío. 

Lo cuidó Adame en los primeros lances, en el caballo y se lució en un vistoso quite. Destacó Fernando Sánchez en banderillas. 

Comenzó la faena en los medios Adame con muchas ganas en unas primeras tandas que conectaron con el público, con ganas de ver una faena con transmisión. 

En uno de los lances, el novillo prendió al mexicano sin llevar a cornearle, lo que metió aún más al público en la faena, quizá la más vibrante hasta el momento. 

El novillo resultó de excelente juego y clase, el mejor de la tarde. 

Mató Adame recibiendo, casi de forma inesperada, pero la estocada resultó fulminante. Petición mayoritaria y abrumadora con dos orejas concedidas de manera inmediata por el presidente y celebradas por el público. 

SEXTO TORO: PELÍCANO, 435 kilos.

El francés Younes tenía su oportunidad para no ser el único de la terna en irse de vacío. Salió un colorado oscuro para cerrar la tarde de El Parralejo.

Tras un destacado tercio de banderillas, Younes brindó al público con el propósito de aprovechar el viento a favor de las anteriores dos orejas.

Comenzó con una tanda por la derecha, pero el novillo pronto demostró que tenía poca fuerza y embestían a regañadientes. 

Poco a poco el novillo fue acortando sus embestidas y el francés Younes comenzó a no encontrar ni el sitio ni el momento para poder sacar algo más del último de El Parralejo. 

Lo intentó en los medios pero el novillo cada vez protestaba más los muletazos del buen y valiente torero francés, que ha expuesto todo lo posible. 

Consiguió meter media estocada al quinto intento y falló también con el descabello. Silencio y fin. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.