FERIA DEL TORO

Javier Marín: "Tengo defectos que pulir pero la actitud y la entrega la llevo dentro"

El novillero cirbonero, que ha cortado una oreja de su segundo de la tarde, ha lamentado haber pinchado en su primero.

El novillero navarro Javier Marín, en la primera tarde de la Feria del Toro de Pamplona. MAITE. H. MATEO
El novillero navarro Javier Marín, en la primera tarde de la Feria del Toro de Pamplona. MAITE. H. MATEO  

Ilusión y entrega en la Plaza de Toros de Pamplona. Ese es el espíritu que han transmitido el novillero navarro Javier Marín, el mexicano Luis David Adame y el francés Andy Younes durante la novillada que ha dado el pistoletazo de salida a la Feria del Toro de estos Sanfermines. 

MARÍN, HUMIDAD Y CLASE TORERA

El cirbonero, de 23 años, en declaraciones a Movistar Plus, ha destacado antes de salir al ruedo que esta novillada es "un lujo que llevaba tiempo buscando": "No me cambio por nadie". Asimismo, Marín ha llegado con actitud decidida: "Voy a dar todo de mí. En Madrid la gente pudo ver el concepto de toreo que tengo dentro. Vengo muy feliz y con responsabilidad. Hacer el paseíllo en Pamplona es un privilegio".

Tras su primer toro, que ha pinchado en su primer intento, ha subrayado que "la actitud es imprescindible". La fortuna le ha sonreído más en su segundo, al que ha cortado una oreja. Al finalizar, ha hecho gala de humildad: "He intentado hacer las cosas bien. Torear como siempre. Tengo defectos que pulir pero la actitud y la entrega la llevo dentro. Es una pena que haya pinchado el primero". 

Asimismo, el navarro ha destacado que, en todo momento, busca lo mismo: "Intento mostrar el toreo que llevo dentro. Quiero expresar lo que siento y me hace feliz". 

ADAMES, TRIUNFADOR DE LA TARDE

Luis David Adame ha aterrizado en la capital navarra subrayando el símbolo que encarna esta plaza: "Pamplona significa mucho. Es una plaza de categoría e intención de todos los toreros". El novillero méxicano, que sufrió una doble cogida en mayo durante la Feria de San Isidro, en Madrid, se encuentra físicamente bien aunque reconoce que todavía tiene molestias en las cicatrices.

Ha comenzado la tarde con entusiasmo, explicando la importancia de esta feria: "Me ilusiona mucho y es uno de mis objetivos de la temporada. Madrid ha causado que la gente me quiera ver y es una gran responsabilidad". Sobre los novillos de El Parralejo, ha señalado que "el año pasado vimos que embestían bastante".

La tarde cumplía de sobra sus deseos, con sus tres orejas y la puerta grande. Sobre su primer toro, destacó que intentó "estar en lo correcto y disfrutar". Ha cortado una oreja. 

YOUNES, ENTREGADO Y DE VACÍO

El novillero francés ha arrancado la tarde "muy ilusionado y mentalizado para que pase algo importante". Así, ha destacado sus "ganas e ilusión". Sin embargo, sus expectativas no se han podido ver colmadas ante el público navarro y Younes ha alabado de su primero "su nobleza y su clase" pero ha reconocido que no le ha permitido lucimiento: "Me vendría mejor un novillo que se mueva y que transmita. Es una pena porque colocaba muy bien la cara, pero nos hacen falta que se muevan". 

Tras su primero, ha asegurado que su objetivo era "cortar dos orejas", pero se fue de vacío. Con semblante serio ha terminado el torero esta primera tarde de la Feria del Toro de Pamplona, pero sin bajar los brazos: "Quiero ser una figura del toreo y eso hay que buscarlo cada día. En Pamplona no ha podido ser como soñaba. No ha sido nada fácil".

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.