FERIA DEL TORO

Torbellino Talavante y un gran toro de Jandilla, 'Decano'

Jandilla sólo lidió un toro de calidad y fijeza que exprimió con calidad, clase y maestría el extremeño Alejandro Talavante, que perdió la puerta grande con el acero. 

Toros 11 de JULIO San Fermin  2016  MAITE H.MATEO09
Toros 11 de JULIO San Fermin 2016 MAITE H.MATEO09  

Talavante dejó para el recuerdo una faena de recursos, de torería, de poder y de muletazos profundos, sobre todo algunos naturales de calidad y clase soberbia. El torero extremeño ya había demostrado su aplomo con el segundo de la tarde, demostrando que, hoy por hoy, es uno de los toreros imprescindibles. 

Lo consiguió Talavante con Decano, un magnífico quinto toro de Jandilla, que tuvo clase, recorrido, motor y fijeza. Un toro que fue premiado con una ovación en el arrastre y que podría haber recibido perfectamente la vuelta al ruedo, visto el nivel de otras otorgadas en la feria, por ejemplo el día 7 con la corrida de Fuente Ymbro

Estuvo Talavante arrollador y se quedó sin puerta grande por la espada. Falló con el acero y con el descabello, pero la vuelta al ruedo fue premio justo a la mejor faena en lo que va de feria. 

Estuvo francamante mal el riojano Diego Urdiales, en especial en el segundo de su lote. Perdido, como ausente, no tuvo suerte con sus dos toros, pero careció de capacidad para colocarse por encima de sus oponentes y de reivindicarse en Pamplona, donde no termina de entrar. 

Muy firme y convicente también López Simón, en especial con el tercero de la tarde, al que cortó una oreja. Le costó mas en el sexto, con el que no terminó de acoplarse, pero en el que a punto estuvo de salir por la puerta grande. 

Tarde de mucha expectaciónTarde fresca en Pamplona en comparación con los días anteriores. 20 grados y un aire un tanto molesto que se ha levantado desde mediodía y el cielo nublado amenazante de lluvia. Algunas gotas durante el segundo. 

Lleno en la plaza con muy poquitas entradas en taquilla y la reventa funcionando a todo gas a pesar de pasar ya el fin de semana. 

Seis toros de Jandilla: Perfectamente presentados para Pamplona. Descastados en general. Deslucido y con la cara alta el primero; rajado pero con calidad el segundo. También mansote el colaborador y manejable tercero. Parado y sin interés el cuarto. De embestida larga y profunda el bravo quinto, aplaudido en el arrastre. Complicado el sexto, con movilidad pero poca clase. 

Presidente: Fermín Alonso (UPN), asesorado por Miguel Reta, en la parte taurina; y de María Resano en el aspecto veterinario. Cumplió bien con su cometido y fue protestada en el sexto por no otorgar la oreja que hubiera supuesto la puerta grande para López Simón. La petición fue discutible, pero no el bajonazo con la espada del torero. 

Diego Urdiales, de rioja y oro: silencio y palmas. 

Alejandro Talavante, de fuscia y oro: oreja y vuelta al ruedo. 

López Simón, de rosa palo y oro: oreja y vuelta al ruedo. 

PRIMER TORO

El primero de la tarde es Fenicio, un negro mulato de 575 toros que corresponde lidiar al riojano Diego Urdiales. Un toro precioso, con mucha cara, que empuja en el caballo y que ha rematado en tablas. Acude también el toro con alegría al segundo encuentro con el caballo, pero sale suelto y en banderillas se mueve a su aire. 

Muy bonito el brindis de Diego Urdiales al cielo, en recuerdo de Víctor Barrio, torero fallecido el Teruel hace un par de días. Cita el riojana al toro en los terrenos del 3, con el toro que se sacude los primeros muletazos con la cara muy por arriba. 

El toro ayuda y acude presto a la muleta de Urdiales, que le ha podido dar una tanda interesante por la derecha en el centro del ruedo, que remata con un pase de pecho algo desdibujado. Muy voluntarioso el torero en este primer toro, que sigue con la muleta en la mano derecha. 

Protesta el toro a media altura y va Urdiales a intentar bajarle la mano, pero el toro está ya con pocas ganas de humillar y embiste a cabezazos y sin recorrido. Arranca Urdiales algún aplauso con un desplante. 

Por la mano izquierda el toro repite comportamiento, incluso con peores condiciones, dando gañafones. Termina Urdiales la faena con un trasteo por bajo y con un bajonazo con derrame que hace que el toro caída de forma rápida. 

Palmas al torero por su disposición y por intentarlo con un toro que prometía algo más de salida.

SEGUNDO TORO

Ha salido Levítico, colorado de 515 kilos, al que recibe Alejandro Talavante y arranca una intensa ovación del público por su manejo del capote con la verónica y un gustoso remate al ritmo de la ranchera El Rey y la Chica Ye-ye en los tendidos de sol. 

No se emplea mucho el toro en el caballo y sale disparado del primer puyazo hasta los terrenos del 7. Lo deja corto de nuevo Talavante para el segundo encuentro con el caballo, donde le pegan lo justo para cambiar de tercio. Ha cuidado al toro el diestro extremeño, que sale suelto y a su aire. 

Intenta López Simón un quite por chicuelinas y el toro se pega una voltereta tremenda al bajar la cara y clavar los pitones en la arena. Desde luego nada bueno para el animal. 

Muy bien la cuadrilla del extremeño con las banderillas, colocando las seis y con muy pocos capotazos. Máxima efectividad. 

¡Qué locura Talavante! Cita al toro de lejos, en el centro del ruedo, de rodillas y cruzando la muleta por la espalda. El público se mete de lleno en la faena y el torero acelera una rápida tanda de naturales, volviéndose a pasar al toro por la espalda. 

El jandilla se arranca con distancia, mete la cara, pero sale a otra cosa. Pero repite y aguanta muy bien otra tanda por la mano derecha en el centro del ruedo. Le da su tiempo el torero extremeño, que ofrece de nuevo la muleta por la izquierda, a pies juntos, la muleta por delante, pases profundos pero que el toro desluce al salir demasiado suelto. Está Talavante cuajando una muy buena faena.  

De rodillas el diestro ante el tendido 6, de las peñas, mirando a los aficionados, le receta cuatro muletazos mientras el toro busca la huida y los chiqueros. Ha estado Talavante muy dispuesto, decidido. El jandilla está muy despistado, casi ajeno a la faena. Termina el torero con una serie por alto a pies juntos y entra matar donde le pide el toro. 

Estocada trasera que no es suficiente, pero el torero no falla con el descabello. A la primera. 

Vibrante el torero extremeño, poderoso, capaz, por encima del toro, con una suficiencia espectacular. 

A pesar de la fea estocada, petición clamorosa y mayoritaria. Una oreja. 

TERCER TORO

Han caído algunas gotas de lluvia en Pamplona, pero escasas. El tercero que ha salido al ruedo ha sido Lavandero, castaño de 545 kilos, al que ha recibido López Simón

Lo lleva el madrileño al caballo, que a punto está de desmontar a Tito Sandoval, magnífico picador, que aguanta el empuje del jandilla y coloca un buen puyazo. No se emplea el toro en el caballo.

Deslucido par de banderillas de la cuadrilla de López Simón, que brinda en los medios al cielo también en recuerdo, como han hecho sus compañeros, de Víctor Barrio. 

Inicia la faena el madrileño en los terrenos del 3, pero en cuanto le ha bajado la muleta al toro de Jandilla el toro ha perdido las manos. 

Dos muy buenas tandas de derechazos de López Simón, en especial el segundo, en el que el toro ha repetido con cierto ritmo. No le puede quitar la muleta de la cara el torero porque sino el toro se desentiende. Suena La Pamplonesa. 

Bastante pero el toro por el pitón izquierdo, así que después de enseñarlo López Simón vuelve a la mano diestra, intentando una serie de circulares, citando al toro de atrás a adelante. 

Se cruza y se mete entro los pitones el torero, exponiendo para exigir al toro. Juguetea con la muleta, citando al toro por ambos lados y termina de rodillas, con desplante y cuatro pases por alto. 

Por encima del toro también López Simón, con un toro huidizo con un fondo de manso sorprendente. 

No le queda otra a López Simón que buscar los rodillazos, con valor, en la cara del toro para mantener la tensión de la faena. 

Se lo ha llevado a los medios para la estocada. Ha intentado la estocada López Simón al encuentro, citando al toro, pero pincha a la primera. Acierta a la segunda. A punto está de arrollar al toro el jandilla en sus últimos estertores. Se va el toro a doblar a tablas, en la misma puerta de entrada a los corrales. El encierro, de nuevo, marcando sus querencias en Pamplona. 

Lamentable pitada desde los tendidos del sol al dejar la cuadrilla que el toro ruede sin puntilla. Hace falta ser tonto o bobo para pitar la muerte del toro desde los tendidos de la plaza mientras se llena uno la tripa de alcohol y una buena jala. Pero tontos hay muchos, y en las peñas de Pamplona, politizadas hasta la médula, no andan escasos de ellos. 

También bastante ridículos los aplausos desde sombra a un toro con fondo de manso sólo porque tardó algo en doblar. 

Oreja para López Simón que enseña al cielo. Merecido trofeo. 

CUARTO TORO

Sale al ruedo en el toro de la merienda Coquinero, el colorado de Jandilla de 545 kilos, que ha caído en el encierro en la zona vallada de Telefónica y ha tardado en levantarse hasta completar el encierro en solitario. 

Es la oportunidad para Diego Urdiales, que cuida al toro en el caballo, donde apenas recibe castigo en el primer encuentro.  Mal tercio de banderillas, con un par colocado muy trasero. 

Comienza Urdiales la faena junto al estribo, en el burladero de matadores, para ir poco a poco abriendo al toro. Ha brindado la muerte de Coquinero a Chapu Apaolaza, periodista. 

Le da tiempo y espacio al jandilla ahora el matador riojano para llamarlo con el pitón derecho. No está Urdiales centrado, incapaz de someter al toro. Está claro que Urdiales es un torero que necesita un toro concreto, de un corte muy distinto, pero también es evidente que, con jandillas de comportamiento parejo, Talavante y López Simón han dejado su impronta y actitud. 

Francamente mal Diego Urdiales, sin decisión, sin recursos, fuera por completo del nivel exigible. 

A pesar de todo, ha matado con una buena estocada a la primera. 

QUINTO TORO

El segundo para Alejandro Talavante es Decano, negro de 575 kilos. Lo recibe con unas preciosas verónicas y dos medias que celebra el respetable. Parece que estemos en otro espectáculo tras ver a Alejandro Talavante, un torero en un momento de forma espectacular. 

Llama la atención el extremeño a su picador Miguel Ángel Muñoz por salir fuera de las rayas a picar al toro. Medido el castigo en el caballo para Decano. De nuevo López Simón en el quite

Buen tercio de banderillas de la cuadrilla de Talavante, que brinda el toro a Mikel Urmeneta, sentado junto a Juan Mari Idoate, propietario del restaurante Europa de Pamplona. 

Comienza de nuevo muy dispuesto Talavante, que consigue embarcar al toro en una tanda de naturales y en una muy meritoria de derechazos, largos y profundos. Repite el toro con gusto y ritmo, con cierta codicia. 

¡Cómo está este torero! Arrollador Talavante que ha entendido de forma precisa al toro, con unos estupendos naturales, pausados, lentos, suaves. Por fin toreo de calidad en la Feria del Toro.

Muestra Talavante una cantidad inagotable de recursos, vuelve a llevar al toro con la izquierda, con la derecha, con la muleta vuelta. Y qué decir de Decano, un gran toro de Jandilla, de embestida profunda y repetidora, de la que ha tirado el extremeño en todo momento. 

Falla con la espada y pincha en el primer intento y media estocada a la segunda. Acierta a la segunda con el descabello y el público se enfría para pedir la oreja, en una faena que era de dos orejas si hubiera matado bien. 

Aplausos en el arrastre para el bravo toro y ovación para Talavante, que debería dar la vuelta al ruedo y el público accede a ello.

SEXTO TORO

Impedido, un colorado de 575 kilos de Jandilla, cierra la tarde de la séptima de la Feria del Toro. Lo recibe muy bien con el capote López Simón, que está ante la oportunidad de salir a hombros tras cortar una oreja en su primero. Es Impedido un toro de cara fina pero amplios pitones. 

También sale suelto en el caballo este jandilla, que galopa en banderillas ya con la boca abierta. 

Sale López Simón directo a los medios tras pedir a sus subalternos que cerraran al toro en el burladero de cuadrillas. Lo cita de lejos, de rodillas, y el toro se viene como un tren de mercancías. Vibrante tanda para iniciar la faena de un toro que, si aguanta, embiste con celo a la muleta del madrileño. 

Embiste con dificultad el toro, pero con codicia. Levanta la cara y acorta los muletazos. Por la izquierda derrota de forma fea. El toro ha embrutedizo la embestida según ha avanzado la faena, pero López Simón sigue dispuesto y firme, aunque no se acopla con el toro. 

Busca en parte el efectismo el torero, pero falla con la espada y pincha a la primera. Estocada baja a la segunda y el toro que rueda de manera rápida. 

Le piden la oreja a López Simón, aunque la faena y la estocada no han sido merecedoras de ello. La petición ronda la mayoría, pero el presidente ha aguantado el tirón. Discutible por número de peticiones, acertado desde el punto de vista taurino. 

El público ovaciona a López Simón, que dará una vuelta al ruedo para poner fin a la tarde en la que Urdiales estuvo desaparecido y Talavante demostró que, hoy por hoy, es uno de los mejores toreros, sino el mejor. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.