La Comparsa de gigantes y cabezudos

Comparsa de gigantes y cabezudos de Pamplona. Sanfermines, San Fermín, actividades infantiles, kilikis, niños. JESÚS GARZARÓN  (1)
Comparsa de gigantes y cabezudos de Pamplona. Sanfermines, San Fermín, actividades infantiles, kilikis, niños. JESÚS GARZARÓN (1)  

La Comparsa de gigantes y cabezudos de Pamplona está formada por ocho gigantes de cuatro continentes(parejas de reyes europeos, americanos, africanos y asiáticos), cinco cabezudos (representan la corte de los reyes), seis kilikis y seis zaldikos (los bufones de la corte).

Del 6 al 14 de julio salen por las calles de Pamplona bailando valses, polkas y jotas, a excepción de los kilikis y los cabezudos, que se dedican a golpear con sus varas al público.

Su primera salida es después del chupinazo. Supuestamente acompañaban a la corporación a San Lorenzo en las Vísperas de San Fermín, mientras se cantaba el Riau Riau, pero, por su cancelación de los últimos años, bailan solos por las calles del casco viejo.

El día 7 de julio acompañan a la procesión y bailan en el atrio de la catedral una vez termina, cuando se acompaña al cabildo de vuelta a la catedral. El resto de los días, la Comparsa hace distintos recorridos por la parte vieja de Pamplona.

El 14 de julio recogen a la Corporación Municipal en el Ayuntamiento para acompañarles a la Octava de San Fermín en San Lorenzo. A las 12.30 horas bailan al son de la banda La Pamplonesa en la plaza Consistorial. Después, van a la estación de autobuses, donde se despiden de los niños. Los cabezudos, kilikis y zaldikos lanzan caramelos y los gigantes bailan y son descendidos hasta que los niños puedan besarles la cabeza. Una vez terminada la despedida se guardan hasta San Fermín Chiquito.

HISTORIA DE LA COMPARSA

Los primeros datos de los gigantes son de 1276, cuando desfilaron en la procesión de San Fermín en Pamplona. En esa época eran tres: Pero Suciales, el carbonero; Mari Suciales, la leñadora; y Jucef Lacurari, el usurero.

Desde el siglo XVI hay constancia de la existencia de la Comparsa de Gigantes de Pamplona. Documentos del año 1600 afirman que se pagó a Miguel de Burlada y sus consortes cuarenta reales “por andar con los gigantes”. Además, en 1628, don Jacinto de Aguilar y Prado, declaró que los vio bailar en las Vísperas de las fiestas y después de las corridas.

En el año 1650 un incendio destruyó parte de los gigantes, solo quedaron ocho gigantes y dos gigantas, que se repararon siete años después.

En 1789, Carlos III de España prohibió que los gigantes formaran parte de los eventos religiosos. El secretario municipal, don Luis Serafín López de Urrelo, consiguió que volviesen en 1837. Dos años más tarde el cabildo de la catedral los regaló a la ciudad de Pamplona.

La última actuación de los llamados ‘gigantes de la catedral’ fue en 1860. Ese año, el Ayuntamiento encargó al pintor Tadeo Amorena unos nuevos gigantes, que son los podemos ver hoy en día.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.