SAN FERMÍN

El alcalde de Pamplona obvia mencionar a San Fermín y se olvida de anunciar que "ya falta menos" en el Pobre de Mí

Joseba Asirón culmina la semana festiva sin hacer mención explícita al santo que da lugar a las fiestas de Pamplona.

Joseba Asirón, junto a Uxue Barkos, durante el homenaje a Miguel Ángel Blanco convocado con sólo dos horas de antelación. EFE
Joseba Asirón, junto a Uxue Barkos, durante el homenaje a Miguel Ángel Blanco convocado con sólo dos horas de antelación. EFE  

Como suele ser costumbre, el alcalde de Pamplona es el encargado de cerrar las fiestas de San Fermín saludando a la ciudad desde el balcón y encargándose de desanudar el pañuelico festivo para animar a los conciudadanos en la larga espera hasta el siguiente 6 de julio.

Con puntualidad, el primer edil Joseba Asirón se ha asomado al balcón de la institución que preside y ha lanzado un escueto mensaje: "Pamploneses, pamplonesas, han terminado los Sanfermines de 2017. ¡Viva los Sanfermines de 2018!". En las palabras del alcalde destaca tanto su brevedad como las omisiones que ha realizado.

El primer edil de Bildu ha preferido no hacer ni una mención a San Fermín, el santo en honor al que se celebran las fiestas de Pamplona. En vez de gritar el típico y usual "¡Viva San Fermín!", Asirón ha optado por un "Viva los Sanfermines de 2018" para evitar realizar mención religiosa alguna.

En la otra ausencia notable del discurso del primer edil, Asirón ha 'olvidado' arengar a sus conciudadanos con el lema tradicional de una noche como la del 14 de julio: "Ya falta menos". Por descuido o por omisión voluntaria, el alcalde ha optado por no recordar esa cuenta atrás que Pamplona inicia tradicionalmente en cada 'Pobre de mí'.

LAS SALIDAS POR LA PUERTA DE ATRÁS DEL ALCALDE

Durante toda la semana festiva, el alcalde del cuatripartito ha obviado participar en cualquier homilía y sólo ha hecho una aparición de rigor en los actos estrictamente protocolarios, como la procesión del 7 de julio en honor a San Fermín o la de la Octava en el 14 de julio.

De hecho, Asirón se marchó de la procesión del santo justo antes de iniciarse la misa en la iglesia de San Lorenzo y decidió acudir a una sociedad gastronómica, aún ataviado con el traje oficial a pesar de que el Consistorio aprobó sólo dos semanas antes de Sanfermines un texto que impedía usar el traje de gala para acudir a otros eventos distintos a los que acuden como representación del pueblo.

El 14 de julio el primer edil ha vuelto a realizar la misma maniobra para no estar presente en la Octava, la misa que se conmemora a los ocho días de San Fermín en su capilla en San Lorenzo. En este caso el alcalde ha salido por la puerta de atrás del templo antes de que comenzase la homilía, después de la procesión.

ASIRÓN, CON EL PAÑUELO AL CUELLO HASTA LLEGAR A CASA

Minutos después de su alocución, Joseba Asirón ha sido entrevistado en la retransmisión en directo del ‘Pobre de Mí’ en Navarra Televisión. Ante las cámaras, y aún con el pañuelo en el cuello, el alcalde ha explicado que durante su juventud se lo quitaba al llegar a casa y no tras la conclusión oficial de las fiestas: “Seguiré con mi costumbre”.

Asirón ha puntuado a los Sanfermines “huyendo de la autocomplacencia” y les ha conferido “muy buena nota”. “Han sido unos Sanfermines muy completos, a nivel de calle y de ambiente han sido sensacionales”, ha considerado. “Se conjugan los actos institucionales con el ambiente creado por los colectivos”.

El edil de Bildu ha asegurado que su intención es “recuperar el carácter popular y espontáneao que tuvieron los Sanfermines y que nunca debieron de perder”. Igualmente, ha valorado el gran número de personas que han participado en el ‘Pobre de Mí’: “Hay muchos actos que van hacia arriba y el de ‘Pobre de Mí’ es uno de ellos y cada vez viene más gente; ha sido como un Chupinazo pero al revés”.

En cuanto a la imagen difundida de Pamplona y sus fiestas en los medios de comunicación, Asirón ha querido restar responsabilidad a los canales informativos. “Es el Ayuntamiento quien tiene que velar para que la imagen externa de la fiesta se corresponda con los Sanfermines”, ha afirmado. “Hay unos Sanfermines nocturnos de juerga y jaleo, pero también hay fiestas familiares, para los pequeños, gastronómicas… y son las que tenemos que potenciar”.

En el tema de las agresiones sexistas y las denuncias realizadas este año e informadas diariamente desde el Consistorio, el alcalde ha querido “huir de triunfalismos”. “Tenemos un modelo festivo maravilloso, incluso lo hemos exportado, pero debemos conseguir que todos podamos salir a la calle con total normalidad”, ha expresado Asirón.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.