TERCER ENCIERRO

Un encierro atestado de cabestros: los mansos de cola han corrido por un problema en el encierrillo nocturno

Un toro se volvió en los corrales del Gas y tuvo que hacer un encierrillo en solitario con los cabestros de cola. 

Los 10 cabestros que han corrido el encierro junto a los toros del Puerto de San Lorenzo enfilan la cuesta de Santo Domingo. EFE Javier Lizón
Los 10 cabestros que han corrido el encierro junto a los toros del Puerto de San Lorenzo enfilan la cuesta de Santo Domingo. EFE Javier Lizón  

El encierro del 9 de julio de 2017 se recordará por su velocidad y su limpieza. No ha habido mozos corneados y sólo uno de los toros, Huracán, ha creado algo de peligro por su velocidad al arrollar a varios corredores. 

Sin embargo, hay un dato que también quedará para la historia y que ha sorprendido a muchos mozos y espectadores del encierro. Había muchos cabestros. La manada era muy numerosa y la sensación era de exceso de mansos

Efectivamente, el encierro de este domingo lo han corrido 10 cabestros, los 6 habituales y los 4 de cola, que han salido de forma simultánea al encierro junto a toda la manada

El motivo de esta inusual imagen tuvo su origen en el encierrillo de la noche anterior, cuando los toros del Puerto de San Lorenzo iba a ser trasladados desde los corrales del Gas de la Rochapea hasta los de Santo Domingo. 

PELIGRO PARA LOS PASTORES

"Uno de los toros se volvió en el interior del pasillo de los corrales del Gas y tuvimos que cerrarle la puerta. Era muy peligroso que hiciera el encierrillo en solitario por un recorrido que no está preparada para esa situación", explica Miguel Reta, pastor del encierro de Pamplona. 

Fue en ese momento cuando los pastores decidieron que el toro, al parecer Pompito, el número 151, subiera hasta los corrales de Santo Domingo acompañado de los cabestros de cola. Era la única opción. 

La otra posibilidad era haber dejado al toro en los corrales del Gas, transportarlo en camión a la plaza y dejarlo sin correr el encierro, algo que se descartó desde el primer momento. 

A los pocos minutos de que los otros cinoc toros del Puerto de San Lorenzo llegaran a los corrales de Santo Domingo se celebró un segundo encierrillo con el toro rebelde y con los cabestros de cola

Ya en los corrales desde donde comienza el encierro cada mañana fue imposible separar a los cuatro cabestros y la decisión final fue sencilla: los cabestros de cola correrían el encierro junto a toda la manada. 

Una situación única y especial, pero también excepcional por las circunstancias. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.