TOROS

Roca Rey brinda un toro a su joven admiradora pamplonesa: "De repente vino hacia nosotros, fue muy emocionante"

El diestro peruano ha agradecido así a Nerea Frommknecht su incansable apoyo y su afecto durante el tiempo en el que estuvo ingresado en Pamplona tras ser corneado.

Andrés Roca Rey brinda el toro a Nerea Frommknecht, la presidenta de su club de fans en España, en su corrida en Ejea de los Caballeros. FOTO ARELIZALDE
Andrés Roca Rey brinda el toro a Nerea Frommknecht, la presidenta de su club de fans en España, en su corrida en Ejea de los Caballeros. FOTO ARELIZALDE  

Su admiración y pasión por Roca Rey le han hecho pasar duros trances. Como la tarde del 11 de julio, en la que el diestro peruano fue cogido en Pamplona por el último de sus toros al entrar a matar. Nerea Frommknecht, la joven navarra que ha organizado el primer club de fans del torero en España, no pudo reprimir un grito ahogado desde el tendido.

Pero su entusiasmo por Andrés Roca Rey también le han reportado buenos momentos que quedarán para siempre en su recuerdo. Es el caso del pasado domingo 3 de septiembre, cuando el peruano brindó en la plaza de Ejea de los Caballeros uno de sus toros a su joven admiradora pamplonesa.

"No nos lo esperábamos", relata Nerea, que había acudido a presenciar la corrida de Roca Rey junto a su padre y su hermana Ane, además de dos aficionadas más al mundo de la tauromaquia, Raquel y Esther. "De repente vino hacia nosotros y nos brindó el toro, lanzándonos su montera", recuerda.

Esta pamplonesa de 14 años describe con emoción lo que sintió en aquel momento: "Un joven de 21 años que ha venido de tan lejos, que se ha esforzado tanto, que ha llegado a lo más alto en el mundo del toro... y se acuerda de sus admiradores con un gesto tan entrañable, fue muy emocionante".

Nerea había tenido ocasión de pasar unos minutos con su ídolo durante varias tardes a lo largo de este año, pero nunca le habían brindado un toro. Fue la manera con la que el maestro peruano quiso agradecerle su ánimo y apoyo. La joven pamplonesa había estado visitando a Andrés Roca Rey en el hospital de Pamplona donde permaneció ingresado tres días recuperándose de la cornada sufrida.

"El propio Andrés accedió a que le visitasemos cuando estaba convaleciente en el hospital, fue un momento muy íntimo que dejó que compartiésemos con él", explica Frommknecht, que también acudió al Complejo Hospitalario de Navarra para despedir al diestro cuando recibió el alta.

Preguntada sobre el momento en el que el torero fue corneado durante los pasados Sanfermines, Nerea no ha olvidado cómo ocurrió todo: "Había ido todo tan bien que fue inexplicable. Ya había cortado una oreja y estaba a punto de culminar la faena, hasta que oí el ruido de la espada rompiéndose y se me vino el mundo abajo".

A la joven se le vinieron varias imágenes a la cabeza: el tentadero que Roca Rey iba a realizar al día siguiente en el coso pamplonés dentro del espectáculo 'Toros en familia' y en el que pensaba poder acercarse al torero, aquella segunda corrida que iba a realizar en los Sanfermines o una pancarta que habían elaborado manualmente para poder colgarla en la plaza de Pamplona. "Me vine abajo", se sincera Nerea, "no sabía cómo consolarme".

Tras el susto vivido, la joven admiradora pudo presenciar la reaparición del diestro en Santander, vibró con sus dos tardes en la feria de Bilbao y volvió a verle triunfar en Ejea. En todas estas plazas ha colgado esa pancarta animando a Roca Rey que no pudo exhibir en el tentadero de Sanfermines.

Y ha sido este cartel el que ha logrado que el peruano les reconociese en el tendido aragonés y se acercase hasta Nerea y su grupo para brindarles el segundo toro de la tarde, en el que cortó una oreja que se unió a las otras dos logradas en el primero para acabar abriendo la puerta grande.

Tras formar parte de su sufrimiento, Nerea también ha podido celebrar los éxitos de Roca Rey. Este pasado domingo, en el hotel donde descansaba el matador, pudo darle la enhorabuena por el triunfo y agradecer el emotivo guiño brindado. "Es humilde y cariñoso", confiesa la chica sobre el trato personal con su ídolo y con toda su cuadrilla, a quienes pudo conocer de primera mano antes de su corrida en los Sanfermines de 2017.

"Puedes ver a Andrés renqueante o dolorido por algún golpe, pero en lugar de preocuparse por él mismo lo primero que te pregunta es cómo estás, qué vas a hacer o a cuántos kilómetros queda Pamplona del lugar en el que hemos ido a verle", relata Nerea, que ya piensa en seguir apoyando a su ídolo en su próximo compromiso cerca de tierras navarras, en su festejo de Logroño el próximo 19 de septiembre.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.