SOCIEDAD

Guerra por los restos del último rey borbón: Eslovenia no entrega a Francia a Carlos X, que se llamó rey de Navarra

Carlos X (1757-1836) fue enterrado en un monasterio esloveno y una asociación monárquica gala quiere ahora repatriar hasta su país. 

Fotografía facilitada por el Monasterio franciscano de Kostanjevica, Novo Gorica (Eslovenia), de la cámara que alberga el sarcófago con los restos mortales del rey Borbón Carlos X.  EFE
Fotografía facilitada por el Monasterio franciscano de Kostanjevica, Novo Gorica (Eslovenia), de la cámara que alberga el sarcófago con los restos mortales del rey Borbón Carlos X. EFE  

«Aquí reposa el muy alto, poderoso y excelente príncipe Carlos X, rey de Francia y de Navarra por la gracia de Dios».

Así reza el epitafio en el sarcófago que desde 1836 alberga los restos del último rey borbón de Francia en el monasterio franciscano de Kostanjevica.

Un monasterio del que las autoridades locales afirman no se van a mover.

"No vamos a entregar al rey francés. Tenemos que acatar su deseo personal. El rey Carlos X quería ser enterrado en el monasterio franciscano de Kostanjevica, que se encuentra en Nova Gorica, en Eslovenia, y eso debe cumplirse", dijo a Efe el alcalde de esa localidad, Matej Arcon.

Arcon responde así a la reciente creación en Francia de la "Asociación por el retorno de Carlos X y de los últimos borbones a Saint-Denis", la basílica cerca de París en la que están enterrados la mayoría de los monarcas galos.

Los restos de Carlos X, rey de Francia y de Navarra entre 1824 y 1830, reposan en esa ciudad eslovena a unos cientos de metros de la frontera con Italia junto a los de otros cinco borbones, incluido su hijo, Luis XIX, y su nuera, María Teresa de Francia, hija de Luis XVI y la reina María Antonieta.

Para los franceses, se trata de su último rey borbón y el último que tuvo una ceremonia de coronación, y para los eslovenos es el único monarca que ha sido enterrado en el país, además de un imán de turistas.

Carlos X, conde de Artois, era el hermano menor de Luis XVI, guillotinado durante la Revolución Francesa en 1793.

Carlos huyó de Francia en los primeros días de la revuelta y regresó en 1814, poco antes de la derrota de Napoleón y de la restauración borbónica en la figura de Luis XVIII.

Al morir este monarca en 1824, Carlos, su hermano, fue proclamado rey.

Su conservadurismo extremo y sus intentos de reinstaurar el Antiguo Régimen y abolir los principales logros de la Revolución provocaron una revuelta que le obligó a abdicar y exiliarse en 1830.

Tras pasar por el Reino Unido y Praga, Carlos viajó a Gorizia (Italia), entonces parte del Imperio Habsburgo y pasó allí sus últimos diecisiete días de vida, en un palacio desde cuyas ventanas se ve el monasterio de Kostanjevica, donde fue enterrado.

El alcalde de Nova Gorica afirma que no se trata de la primera vez que los monárquicos franceses plantean tal demanda, pero asegura que sólo ha sabido de este nuevo intento a través de los medios.

El Ministerio de Exteriores esloveno confirmó a Efe que tampoco ha recibido una solicitud oficial en ese sentido y que mantiene desde hace años contactos regulares con el Real Consejo-Instituto de la Casa Borbón.

Arcon explica que el sepulcro de los Borbones, después de casi 200 años, es un símbolo inseparable de Nova Gorica.

"El monasterio franciscano de Kostanjevica y la sepultura de los Borbones son uno de los monumentos más importantes de Nova Gorica", que "cada año atraen a gran número de turistas", insiste.

La guía turística del monasterio, Mirjam Brecelj, cuenta que el sepulcro y toda la zona de Kostanjevica fue proclamada ya en 1985 monumento cultural e histórico nacional esloveno.

"Los seis miembros de la familia Borbón murieron en el plazo de 50 años y quisieron ser enterrados juntos, aquí, en Kostanjevica, aunque no murieron todos aquí", añadió.

Artesanos locales hicieron los sarcófagos de mármol en los que fueron colocados los féretros de plomo con los restos mortales de los borbones.

"Estos sarcófagos tienen un gran valor artístico, eran considerados como algunos de los más hermosos de la antigua Yugoslavia", explica Brecelj.

En los pedestales debajo de los sarcófagos se colocó tierra francesa "para que los Borbones reposaran simbólicamente en su patria", añade.

En el ataúd con los restos mortales de Carlos X se encuentra una urna con su corazón, ya que fue enterrado conforme a la tradición de los Habsburgo, la casa real del Imperio Austro-Húngaro, del que la actual Eslovenia formaba entonces parte.

El monasterio está rodeado de uno de los mayores jardines de rosas Bourbon del mundo, asegura la guía. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
x