POLÍTICA

"Unos sanfermines sin San Fermín": critican la "politización" de las fiestas y creen que su gestión "le viene grande a Bildu"

La oposición en bloque ha coincidido en remarcar algunas de las polémicas que el alcalde de Pamplona ha creado durante estos Sanfermines.

Fotomontaje de Asirón con varios carteles y pintadas con los que Pamplona ha convivido este San Fermín.
Fotomontaje de Asirón con varios carteles y pintadas con los que Pamplona ha convivido este San Fermín.  

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona considera "indispensable un esfuerzo colectivo en defensa" de los sanfermines y "sus tradiciones" cuando la gestión de la ciudad "le viene muy grande a Bildu".

Terminadas las fiestas, el portavoz regionalista, Enrique Maya, hace un balance positivo en líneas generales aunque sostiene que los sanfermines "están sufriendo un desprestigio enorme a nivel nacional, con la inestimable colaboración del Ayuntamiento, que ha decidido centrar el discurso institucional en lo negativo, en lugar de poner en valor todo lo positivo que vivimos los pamploneses durante estos días".

"Lamentablemente Bildu lleva dos años tratando de desmontar pieza a pieza los andamios que sostienen la cultura popular de nuestra ciudad e intentando descafeinar nuestras tradiciones", afirma en un comunicado, en el que critica "la obsesión de Asirón de celebrar unos Sanfermines sin San Fermín, llegando a boicotear de forma premeditada la ofrenda floral del día del niño, al instalar una diminuta carpa en la que ni siquiera entraba el Santo" o siendo "incapaz de gritar 'viva San Fermín' como es tradición durante el Pobre de mí".

Para UPN, "Bildu no busca construir unos sanfermines abiertos y en positivo, sino que quiere unas fiestas al servicio de la política y eso es una irresponsabilidad enorme y un ataque directo contra la obligación del Ayuntamiento de dar forma a unas fiestas donde todo el mundo pueda sentirse a gusto".

Maya alude además a "la imposición tramposa de la ikurriña el 6 de julio en el balcón del Ayuntamiento, 15 minutos antes del chupinazo para regatear conscientemente a los tribunales", al "acoso a los concejales de la oposición en la calle Curia durante la procesión", a la concentración en defensa de los procesados por los sucesos de Alsasua con el "alcalde a la cabeza", y a "la entrega de espacios públicos a colectivos afines".

Por otra parte, Maya ha lamentado que "este año han ingresado más los amigos de Bildu con sus céntricas txoznas y menos los comerciantes y hosteleros de nuestra ciudad, que no solo pagan impuestos durante todo el año, sino que además son los que generan empleo" y ven cómo "el comercio ilegal sigue creciendo" mientas el gobierno local "mira para otro lado".

En materia de seguridad, el portavoz de UPN dice que "ha funcionado" por la "buena coordinación" entre cuerpos policiales, como también ha "funcionado bien" el programa de fiestas, "salvo lo que Bildu se ha empeñado en cambiar" como los conciertos de la plaza de los Fueros, mientas que los "problemas de limpieza que siguen sin solucionarse, especialmente el día 7, incluso en el recorrido de la Procesión".

Enrique Maya se refiere asimismo a "las molestias generadas por los nuevos espacios que Bildu ha entregado a entidades afines para que hagan negocio" y de los que "los vecinos han acabado hartos".

PSN: CARTELERÍA Y PANCARTAS QUE "CRISPAN Y DIVIDEN"

Por su parte, el grupo municipal del PSN en el Ayuntamiento de Pamplona se ha congratulado por el discurrir global de los sanfermines, en los que "el buen ambiente, la diversión y la participación han predominado" entre los pamploneses y los visitantes.

"No obstante reiteramos nuestro rechazo a la decisión del alcalde de EH Bildu de colocar la ikurriña en el mástil de la casa consistorial en el chupinazo, en contra del sentir mayoritario de nuestra ciudad, así como su tolerancia y consentimiento para no retirar de algunas calles, plazas y mobiliario urbano cartelería, pintadas, pancartas y simbología política que crispa y divide con alusiones identitarias y de apoyo a presos etarras", dice el PSN en un comunicado.

Y añade que "este comportamiento excluyente de Asiron y el cuatripartito ha encontrado el desprecio social mayoritario", al tiempo que considera "especialmente preocupante el grado de agresividad que sigue manteniendo una minoría radical en la calle Curia durante la procesión de San Fermín".

Asimismo el PSN muestra su "rechazo rotundo a la violencia sexista aún presente en las fiestas, aunque nos congratulamos por el claro rechazo social" y "por la eficaz acción política, policial y judicial desarrollada para combatirla".

Pide además una reflexión sobre la disminución de personas en las fiestas, "para valorar la imagen negativa que se pueda estar dando de las mismas" y poder adoptar medidas correctoras, y critica el incremento de "manteros" en "competencia desleal" con el comercio local ante "la falta de iniciativa del equipo de gobierno".

El PSN pide por otra parte un mayor control del consumo de alcohol entre los adolescentes, cuestiona "las molestias ocasionadas" a los vecinos en el Rincón de la Aduana, pida al Ayuntamiento que asuma la organización de conciertos en Antoniutti y destaca la labor realizada por empleados públicos y contratados, cuerpos policiales, servicios de limpieza y sanitarios, así como trabajadores del sector de hostelería.

PPN: "EL MÁXIMO INTERÉS DE ASIRÓN HA SIDO POLITIZAR LAS FIESTAS"

La presidenta del Partido Popular de Navarra, Ana Beltrán, ha denunciado que “el máximo interés de Asirón ha sido politizar las fiestas”, tras hacer un balance de los Sanfermines de este año.

“El alcalde ya comenzó las celebraciones cometiendo una ilegalidad al colocar la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento. Así, en su afán por vender al mundo que Navarra es Euskadi, inauguró las fiestas insultando a todos los pamploneses, navarros y españoles y demostrando que su proyecto nacionalista vasco está por encima de todo”.

Asimismo, la popular ha criticado la decisión del primer edil de no acudir a ciertos actos religiosos propios de San Fermín, como la tradicional misa del día 7 de julio. “No contento con politizar las fiestas desde el principio, el alcalde vuelve a obviar el carácter religioso de las celebraciones y se olvida de que su obligación es representar a todos los pamploneses, cuya mayoría se siente identificada con dichos actos. Una gran desfachatez”, ha manifestado.

Finalmente, Beltrán ha remarcado la “dejación de funciones del alcalde” en la gestión de los puestos del top-manta, que proliferaron en San Fermín sin cumplir la normativa exigida para la venta ambulante y “perjudicando seriamente al comercio local”.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.