POLÍTICA

Asirón carga contra la Audiencia Nacional para defender a los acusados de la paliza de Alsasua

El alcalde de Pamplona considera que se trata de una "riña de bar" y que se está cometiendo una "injusticia palmaria".

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, considera una injusticia palmaria el encarcelamiento de los presuntos agresores de Alsasua. NAVARRA.COM
El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, considera una injusticia palmaria el encarcelamiento de los presuntos agresores de Alsasua. NAVARRA.COM  

Los abogados de los ocho acusados por la brutal agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua han criticado este martes que la Audiencia Nacional no haya admitido casi ninguna de las pruebas que han solicitado para demostrar que no se trata de un delito de terrorismo sino de "una bronca de feria" por la que aún hay tres personas encarceladas.

En la misma línea, Joseba Asirón, el alcalde de Pamplona y máximo representante político de la capital navarra, ha hecho uso de las redes sociales para considerar que es una "injusticia palmaria" que tres de los acusados por apalear a los agentes y sus novias hayan ingresado en prisión. En palabras de Asirón, se trata de una "riña de bar".

No se trata de la única acción del alcalde en favor de los acusados, ya que incluso ha llegado a manifestarse en Pamplona junto a los familiares de los jóvenes encarcelados en un acto en el que se denunció la "dispersión" de las tres personas que continúan en prisión a las cárceles de Navalcarnero, Aranjuez y Estremera.

Aprovechando los Sanfermines y la presencia mediática en Pamplona, el alcalde también marchó en una manifestación que reclamó la puesta en libertad de los encarcelados. El acto en el que participó Asirón acabó lanzando consignas contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como "alde hemendik" (fuera de aquí) o "utzi bakean Nafarroa" (dejad en paz a Navarra).

BARKOS: "NO PIDEN IMPUNIDAD, PIDEN PROPORCIONALIDAD"

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha insistido en que no ve "proporcionalidad" en las penas que se solicitan para los agresores de dos guardias civiles y de sus parejas en Alsasua, aunque ha subrayado que se trató de hechos "inadmisibles y que no se pueden permitir".

En un desayuno informativo de Europa Press, Barkos ha explicado que lo que ocurrió "no fue una pelea de bar" sino una "agresión" a dos agentes de la Guardia Civil que debe tener "su respuesta en el ámbito judicial".

Pero ha considerado excesivo que sea considerado un delito de terrorismo y que tres personas lleven un año en prisión preventiva esperando juicio, al que se enfrentarán otras ocho personas más. "Las familias de los jóvenes no piden impunidad, piden proporcionalidad. Hago mías sus palabras", ha añadido.

LOS ABOGADOS DEFENSORES: "SI ALGO NO ES, ES TERRORISMO"

Este martes 15 de noviembre se cumple un año del ingreso en prisión de los ocho jóvenes acusados de agredir el 15 de octubre de 2016 a dos agentes y a sus parejas en un bar de la localidad navarra. Por ello los seis letrados que les defienden han comparecido ante la prensa para explicar en qué punto está el proceso.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita un total de 375 años de cárcel por los delitos de lesiones y amenazas terroristas para los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. Se atribuye para siete de los acusados cuatro delitos de lesiones terroristas, con una condena de 12,5 años por lesión. Además imputa a uno de ellos y al octavo en cuestión el delito de amenazas terroristas por el que pide igualmente 12 años y medio de cárcel y reclama que indemnicen conjuntamente con 41.100 euros a las cuatro víctimas del ataque.

En noviembre de 2016 la titular del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional (AN), Carmen Lamela, ordenó el ingreso en prisión incondicional y sin fianza por un delito de terrorismo para siete de los detenidos, aunque posteriormente, en diciembre, cuatro de ellos quedaron en libertad.

Permanecen en prisión Adur R.A, Ohian A. y Jokin U. por unos hechos que, según los letrados, "si algo no son, es terrorismo", y que han calificado como "bronca de bar" o "bronca de feria", a pesar de lo cual sus clientes se enfrentan a entre 12 y 60 años de prisión (la mayoría a 50).

Han subrayado que la Sala de lo Penal de la AN denegó, en un auto del pasado 27 de octubre, "la práctica totalidad de las pruebas solicitadas por las defensas", entre ellas declaraciones de testigos, lo que supone "una evidente vulneración de los derechos a la tutela judicial efectiva, a un proceso con garantías y a la defensa y utilización de los medios de prueba pertinentes para la defensa".

Así lo ha explicado Jaime Montero, abogado de Ohian, que ha asegurado que esa inadmisión supone "una quiebra de la necesaria apariencia de imparcialidad que debe presidir las actuaciones del tribunal sentenciador", y denota la "indefensión" que los acusados han sufrido durante todo el proceso, que "nunca debió de seguirse en la Audiencia Nacional".

Ha incidido en que la acusación de la Fiscalía "tiene que ver con la descripción de los hechos como terrorismo, por la vinculación que se hace de ETA con el colectivo Alde Hemendik (Fuera de Aquí) y de Alde Hemendik con el denominado Día de la Huida para que la Guardia Civil salga de Navarra, que se celebra el 28 de agosto, y de éste con las fiestas de Alsasua y los hechos del 15 de octubre" de una forma "más que discutible".

RECLAMAN QUE SE ADMITAN LAS PRUEBAS PROPUESTAS

Por todo ello los letrados han formulado una protesta por escrito ante la AN, que según han explicado es lo único que pueden hacer por el momento, aunque prevén solicitar que se admitan todas esas pruebas denegadas el día que comience el juicio, algo que no es habitual pero que se permite en la práctica en algunas ocasiones, han precisado.

En cuanto a cómo se encuentran los tres jóvenes que siguen encarcelados, los letrados han explicado que "están bien tratados" aunque se encuentran en régimen FIES (internos de especial seguimiento), que supone unas "duras condiciones" y además están a casi 500 kilómetros de sus familiares.

"Siguen en prisión provisional sin que haya ningún riesgo, porque ya se pusieron a disposición del juzgado de Pamplona, voluntariamente, para prestar declaración o cualquier diligencia, y cuando uno no fue detenido se personó voluntariamente en dos ocasiones en los juzgados de la AN", ha sostenido la abogada Jaione Carrera, que como el resto ha dicho no entender por qué algunos siguen en prisión cuando se trata de los mismos delitos.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.