POLÍTICA

El Gobierno foral aprueba su polémico decreto foral para imponer el euskera en la administración

El Ejecutivo asegura que trata de responder a 80.000 navarros vascohablantes "que en estos momentos no pueden ser atendidos en euskera”.

Imagen de archivo una trabajadora de la oficina de Hacienda atendiendo a una persona durante el primer día de campaña para presentar la declaración de 2016. IÑIGO ALZUGARAY
Imagen de archivo una trabajadora de la oficina de Hacienda atendiendo a una persona durante el primer día de campaña para presentar la declaración de 2016. IÑIGO ALZUGARAY  

El Gobierno del cuatripartito ha terminado aprobando este miércoles su polémico decreto foral que regula el uso del euskera en las Administraciones Públicas de Navarra.

El controvertido decreto había recibido las quejas del Consejo de Navarra, que advertía de la ilegalidad de imponer el euskera para acceder a un puesto de la administración; los reproches de numerosos sindicatos por la "inseguridad jurídica" que va a provocar en los trabajadores y que deja sin regular la exigencia del euskera en cada puesto laboral; e incluso la consejera Ana Ollo ha reconocido sobre esta norma recién aprobada que "no satisface a nadie".

Aún así el Ejecutivo de Barkos ha aprobado en su sesión de Gobierno de este miércoles el decreto foral. La propia consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, ha justificado que se trata de "responder al derecho de la ciudadanía navarra a ser atendidos por la Administración en euskera, tal y como se reconoce en Ley Foral del Vascuence", y ha considerado que está "teniendo en cuenta la gradación establecida por la zonificación y la realidad sociolingüística de Navarra".

El decreto foral busca, en la zona vascófona, garantizar de forma efectiva todos los derechos derivados de la oficialidad que el euskera tiene reconocida en dicha zona, y, en la zona denominada mixta, garantizar a la ciudadanía el derecho a la elección de lengua reconocido por la Ley Foral del Vascuence. Asimismo, la polémica norma pretende adecuar la actuación administrativa para dar una "respuesta positiva" al derecho reconocido a la ciudadanía de la zona no vascófona de dirigirse en euskera a las administraciones públicas.

"RESPONDER A LOS 80.000 NAVARROS VASCOHABLANTES"

La consejera ha explicado que la función principal del decreto es “responder a los más de ochenta mil navarros vascohablantes que en estos momentos no pueden ser atendidos en euskera”. Ha recordado también que existen menos de 160 plazas con perfil bilingüe dentro de un cuerpo de más de 16.000 funcionarios. El caso más notable, según ha dicho,” es el del Complejo Hospitalario de Navarra, con una sola plaza que valora el euskera como mérito dentro de las 6.142 plazas”.

“Se trata de un decreto doblemente garantista, con los derechos de la ciudadanía euskaldun y con los derechos adquiridos del personal funcionario de Gobierno de Navarra”. Además, ha indicado la consejera, “establece por primera vez la necesidad de una planificación real de los departamentos, que deberán negociar sus propuestas con los sindicatos antes de ser aprobadas”.

Durante su intervención, la consejera Ollo ha recordado que el proceso para aprobar este decreto “ha sido largo, y ha incluido un proceso de diálogo y participación en diferentes órganos administrativos como departamentos, Comisión Foral de Régimen Local, el Consejo Navarro del Euskera y las mesas sindicales”. En todo este procedimiento, ha asegurado que “se han incorporado aportaciones de todos ellos, así como de la propia ciudadanía a través de los procesos participativos de Gobierno Abierto”.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.