PAMPLONA

Los comerciantes a Asirón: "Cuando tenga que cerrar mi tienda ya pondré el cartel de itxita"

Ven con extrañeza y asombro que el alcalde de Pamplona no atienda sus pérdidas a raíz de los cambios de tráfico y ofrezca dinero para imponer el euskera.

Imagen de un cartel que avisa de un local cerrado con el texto en euskera.
Imagen de un cartel que avisa de un local cerrado con el texto en euskera.  

El enfado es la tónica general entre los comerciantes de Pamplona al conocer el plan del Consistorio gobernado por Joseba Asirón para averiguar qué establecimientos emplean el euskera y cuáles no, y proponer además la entrega de subvenciones a quienes comiencen a utilizarlo.

El cuatripartito en Pamplona ha contratado a una empresa vasca por 5.910 euros para personarse en los comercios de la capital y conocer presencialmente el uso que se realiza del euskera. Estos encuestadores ya han comenzado a visitar los establecimientos en zonas como el Ensanche o el Casco Viejo para confeccionar un estudio sociolingüístico.

Los comercios afectados por estas visitas han denunciado que mientras se elabora el supuesto análisis del uso del euskera, también se está obligando a cada establecimiento a significarse en favor del euskera o no. Advierten que las encuestas se están realizando in situ, con las personas contratadas por el Consistorio visitando personalmente los locales indicados.

"Claro que te marca", reconoce uno de los propietarios de un comercio del Ensanche sobre esta campaña. "Si realmente quieren saber cómo está el comercio de Pamplona y que cada uno cuente lo que de verdad le preocupa, que opten por una encuesta anónima", añade.

Al respecto, varios comerciantes de la zona del Ensanche muestran su preocupación por que el Ayuntamiento dirigido por Joseba Asirón esté más preocupado en fomentar el euskera que en solventar la disminución de afluencia de clientes y la caída de ventas tras los cambios de tráfico implantados por su equipo en el centro de la capital.

"Cuando me hablaron de una encuesta pensaba que venían a preguntarnos por la 'amabilización del Casco Antiguo', que ya llevamos tiempo esperando para poder contarle al Ayuntamiento cómo nos está afectando", cuentan desde uno de los establecimientos afectados. "¿No hay otro problema en Pamplona que el euskera? ¿No tenemos otros problemas más acuciantes los comercios que el euskera?", se preguntan con enfado.

Concretamente, las asociaciones de comerciantes del Ensanche y del Casco Antiguo llegaron a cifrar desde el mes de septiembre a diciembre pérdidas de 10 millones de euros de facturación y la destrucción de 117 puestos de trabajo.

A pie de calle, detrás de los escaparates de cada comercio, la situación sigue siendo complicada para estos autónomos que ven ahora con extrañeza y asombro que el alcalde de Pamplona no atienda sus inquietudes y se prepare para entregar dinero a cambio de rotular sus comercios en euskera o asistir a clases para que puedan atender a sus clientes en esta lengua.

Por eso suplican al cuatripartito que escuche las preocupaciones reales de los comerciantes de todo Pamplona y actúen para mitigar las dificultades que atraviesan actualmente.

"Que no se preocupen", se lamenta uno de los propietarios de un establecimiento del Ensanche, "cuando tenga que cerrar mi tienda ya colgaré el cartel de itxita (cerrado en euskera)".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los comerciantes a Asirón: "Cuando tenga que cerrar mi tienda ya pondré el cartel de itxita"