PAMPLONA

El Ayuntamiento de Pamplona recurrirá la sentencia sobre la colocación de las banderas oficiales y el retrato del Rey

"Con esta sentencia se invade la autonomía municipal sobre los cambios de decoración y ornamentación en el Salón del Plenos", señala el consistorio.

Joseba Asirón durante el pleno del Ayuntamiento de Pamplona . IÑIGO ALZUGARAY
Joseba Asirón durante el pleno del Ayuntamiento de Pamplona . IÑIGO ALZUGARAY  

El Ayuntamiento de Pamplona va a recurrir la sentencia del Juzgado número 1 de lo Contencioso – Administrativo de Pamplona que obliga a recolocar en un lugar “preferente” del Salón de Plenos de la Casa Consistorial las banderas oficiales y el retrato del Rey. Siguiendo la propuesta de los servicios jurídicos municipales, el Ayuntamiento de Pamplona recurrirá  la sentencia, ya que "considera que su actuación fue conforme a derecho".

Así, han explicado en una nota que el Consistorio "no comparte el pronunciamiento del juzgado en cuanto que no determina  cuáles son los lugares preferentes del Consistorio y cuáles no, lo que produce inseguridad jurídica". La sentencia estima la demanda interpuesta por la Abogacía del Estado “en la consideración de que la nueva ubicación de los símbolos aquí discutidos no se ajusta a la exigencia legal de ocupar un espacio preferente”.

Asimismo, matiza que “la ubicación actual no es preferente y ha de ser modificada, pero no ha de corresponderse imperativa y necesariamente con la ubicación anterior porque esta última no representa en modo exclusivo y excluyente la nota de preferencia para la colocación de símbolos”.

El Ayuntamiento de Pamplona considera, además, que "con esta sentencia se invade la autonomía municipal sobre los cambios de decoración y ornamentación en el Salón del Plenos".

Según apunta en una nota, en septiembre del pasado año, se modificó la decoración del Salón de Plenos del Ayuntamiento de Pamplona. Las banderas oficiales de Pamplona, Navarra, España y Europa ubicadas hasta entonces a la izquierda de la presidencia del Pleno se colocaron frente a la presidencia de la sala. A esa zona se trasladó también el retrato del Rey Felipe VI, antes ubicado frente a la puerta de entrada al salón. También se quitó un crucifijo de marfil. El salón se decoró con cuatro cuadros con los paños y banderolas que portaban los timbales y clarines, que datan del XVIII.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.