PAMPLONA

El engaño de la ciudad "amable" de Asirón: los semáforos del centro llegan a su récord y dejan a los peatones 99 segundos sin cruzar

Los cambios en el tráfico del centro de Pamplona priorizan en todo momento a los coches y los peatones apenas tienen tiempo para pasar. 

Un semáforo en el paseo de Sarasate marca 99 segundos en rojo para el peatón, el nuevo récord instaurado por Joseba Asirón (Bildu).
Un semáforo en el paseo de Sarasate marca 99 segundos en rojo para el peatón, el nuevo récord instaurado por Joseba Asirón (Bildu).  

Joseba Asirón y el cuatripartito han vuelto a engañar a los pamploneses con su cacareado plan de "amabilización" del centro de Pamplona

A los ya conocidos atascos por todas las calles adyacentes se suma ahora el fatal descubrimiento de los peatones, que han visto como los coches, villavesas y taxis tienen absoluta prioridad y dominan los carriles del centro de la ciudad.

Asirón y Cuenca han dejado al peatón como lo menos importante y prueba de ello es la regulación semafórica del centro de la ciudad, que otorga el máximo posible a los vehículos a motor y el mínimo a los peatones. 

En Yanguas y Miranda o en el propio paseo Sarasate, los semáforos llegan a los 99 segundos en rojo para los peatones, es decir, en verde y con prioridad para los coches, el verdadero protagonista en la ciudad amable de Bildu y el cuatripartito. Es el máximo que permite el contador, imposible darles aún más. Así se puede ver en el vídeo que acompaña esta noticia. 

Mientras, personas mayores, niños, parejas con bebés, etc, tienen que apurar el tiempo para cruzar, con apenas 20 segundos para ellos. Otro problema donde antes no existía queja alguna.

El domingo pasado, Asirón presentaba el cambio en el centro de Pamplona con unas palabras premonitorias de lo contrario a lo que iba a ocurrir: "Se pretende recuperar las calles como punto de encuentro y de ocio para los mayores, y también como lugar de juego, que los niños y niñas vuelvan a jugar en las calles como lo hicieron en estas mismas calles hace muchos años". 

La realidad ha demostrado que todo era falso. El tramo de Yanguas y Miranda que conecta con Navas y de Tolosa se ha convertido en una autovía de dos carriles de circulación (antes sólo tenía uno) por donde los coches, villavesas y taxis circulan a sus anchas mientras los peatones aguardan, con paciencia, para cruzar.

En la avenida del Ejército, plaza Príncipe de Viana, San Ignacio o Pío XII el tráfico se ha incrementado, se suceden los atascos y ni un metro se ha ganado para los peatones, que caminan por aceras sin terminar (las obras se han dejado a medias) y con semáforos imposibles. 

En Sarasate, todo el espacio se ha dado a las motos, se ha desplazado a los vecinos y el carril bici de algunos tramos para un camino fantasma, por donde apenas pasan 2 o 3 bicicletas en horas. Todo un éxito. 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.