PAMPLONA

Aranzadi-Podemos pide que los policías municipales de Pamplona no patrullen en moto o bici si llueve, hace frío o mucho calor

Piden que vayan en coche, con calefacción o aire acondicionado, cuando las "condiciones meteorológicas sean adversas" porque "su salud está en riesgo". 

Agentes de Policía Municipal de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Agentes de Policía Municipal de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY  

Aranzadi-Podemos ha propuesto que los agentes de Policía Municipal vayan en coche y con calefacción o aire acondicionado en Pamplona cuando llueva, haga frío o mucho calor. Los concejales populistas, que hace poco tiempo pidieron eliminar más de 30 puestos de policías en la ciudad, dicen ahora que no aprobarán el nuevo reglamento de policía local de Bildu si no se aprueba esta enmienda. 

En concreto, los ediles de Aranzadi-Podemos ha señalado que quieren añadir al texto oficial una enmienda en la que se mantenga que los agentes municipales no irán en moto o bici cuando las "condiciones meteorológicas sean adversas", lo que en Pamplona se traduce en momentos de frío o lluvia en invierno, ya que la nieve apenas hace acto de presencia un par de veces por año; o en verano, en momentos de temperaturas altas. 

Señalan los ediles que sustentan a Joseba Asirón en la alcaldía que cuando haga frío, calor o lluvia pueden existir problemas para su seguridad e incluso la salud de los agentes "puede estar en riesgo". Aranzadi no señala en su texto en cuántos grados de temperatura marca las condiciones adversas de frío o calor, y aduce que sea el responsable de los agentes el que lo decida. 

La petición de Aranzadi-Podemos pasa por la obligatoriedad de los agentes de Policía Municipal tengan calefacción o aire acondicionado en los coches antes las "condiciones adversas meteorológicas" que hay Pamplona y esgrimen también motivos de seguridad, cuando precisamente su partido se dedica a impulsar de manera permanente el uso de la bici. 

Además, los ediles de Aranzadi han presentado otras cuatro enmiendas que deben de ser aprobadas, como momentos en los que se hace "referencia a una obligación" hacia los agentes para realizar una u otra labor. "Es importante que esas decisiones vengan siempre respaldadas por un informe público y justificado que las explique, de manera que evitemos la discrecionalidad, se recojan los derechos y libertades de la ciudadanía, y que los propios agentes tengan un marco de seguridad jurídica mucho mayor", ha explicado el concejal Alberto Labarga.

Laura Berro ha señalado que, de aprobarse estas enmiendas, votarían a favor del reglamento con un "sí critico o condicionado" ya que considera que la plantilla actual del cuerpo "es suficiente ahora mismo" para "implantar este modelo de proximidad", ya que no quieren que se amplíe el cuerpo. 

Por su parte, Alberto Labarga ha recordado que el acuerdo programático entre las fuerzas que componen el equipo de Gobierno del Ayuntamiento apostaba por un modelo de "policía de proximidad, más dialogante, más cercana a las personas, garante de los derechos de la ciudadanía, y alejada de las dinámicas totalmente punitivistas y sancionadoras". Un modelo que "debe ser el enfoque para este reglamento", ha apuntado. Asimismo ha criticado "que se está manteniendo a los altos cargo que puso UPN" y ha instado a "reorganizar la plantilla".

En Policía Municipal sólo el puesto de jefe es de libre designación, el resto no es posible designarlos por intereses políticos, como pretende hacer ahora Aranzadi-Podemos

Berro ha indicado que la plantilla actual de la Policía Municipal de Pamplona, compuesta por 398 agentes, supone un coste de alrededor de 16 millones de euros anuales, lo que representa un tercio del gasto el Recursos Humanos del Consistorio.

Si bien ha reconocido que, desde el comienzo de la legislatura, la plantilla se ha reducido en torno a 100 agentes, ha destacado que la ciudad cuenta con un ratio de dos agentes por cada mil habitantes, "por encima de la recomendación de la Unión Europea, fijada en 1,5 agentes por cada mil habitantes". Asimismo ha apuntado a que en ciudades cercanas como San Sebastián o Vitoria el ratio policial es de 1,86 y 1,24 policías por cada mil habitantes respectivamente.

"En una ciudad como Pamplona, percibida por su ciudadanía como una ciudad segura, donde tenemos que aumentar recursos es en combatir las causas de la conflictividad que existe, que son la pobreza, la desigualdad, la exclusión social y el odio al diferente", ha continuado Alberto Labarga.

"En un contexto de crisis y de contención del gasto, cualquier aumento de plantilla produce un desequilibrio en la capacidad que tenemos de intervenir en la realidad de la ciudad a través de otros mecanismos", ha insistido el concejal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.