ATLETISMO

Javier Magaña se impone en la colorida San Silvestre burladesa, este año pasada por agua

Un río de unas 700 personas ha despedido el año en Burlada desafiando al mal tiempo con sus disfraces y buen humor.

Algunos de los participantes de la San Silvestre de Burlada ataviados con sus disfraces y desafiando a la lluvia. ÁLVARO RUBIO
Algunos de los participantes de la San Silvestre de Burlada ataviados con sus disfraces y desafiando a la lluvia. ÁLVARO RUBIO  

Burlada ha despedido el año 2017 a lo grande con una multitudinaria San Silvestre en la que han tomado parte más de medio millar de corredores, entre adultos y niños.

Primero fueron los más pequeños quienes quemaron las últimas calorías del año haciendo deporte. Tras estos, en torno a 700 corredores sufrieron bajo una intensa lluvia el comienzo de la prueba que se hizo demorar en unos minutos.

Bajo el intenso chaparrón, los corredores se animaron a pedir el comienzo de la San Silvestre y así,, tras el cohete, llegó el turno de correr. Los charcos unidos al tumulto inicial supusieron para muchos un hándicap de lo más incómodo desde los primeros metros.

La prueba dio un giro rápido a la derecha dando la bienvenida a la vía principal, la calle Mayor, lo que estiró el grupo. El grueso de la prueba se dedicó a disfrutar de la cita en la que brillar era tan sencillo como recorrer los 5 kilómetros del circuito urbano en busca de la meta.

Mientras unos competían, otros repartían calor bajo sus paraguas. Además, los gestos de esfuerzo de quienes llevaron su disfraz no hizo sino dejar a más de un espectador estupefacto.

Javier Magaña acabó convirtiéndose en el vencedor en categoría masculina de esta concurrida y divertida carrera para despedir el año en Burlada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Magaña se impone en la colorida San Silvestre burladesa, este año pasada por agua