CICLISMO

Froome es el máximo candidato a ganar la contrarreloj de este martes entre el Circuito de Navarra y Logroño

El británico tiene clara su estrategia a seguir: sacar diferencias y defenderlas en la montaña, obligando a sus rivales a moverse.

Chris Froome celebra un triunfo de etapa. Facebook La Vuelta.
Chris Froome celebra un triunfo de etapa. Facebook La Vuelta.  

Chris Froome (Sky), líder de la Vuelta, afronta la semana decisiva con optimismo por la cosecha de tiempo que pude recolectar este martes en Logroño para defender en Los Machucos y Angliru, las dos citas de alta montaña donde el británico deberá resistir el asalto de los opositores, encabezados por el italiano Vincenzo Nibali, mientras que Alberto Contador tratará de asegurar su puesto en el top ten o "acercarse al podio".

Froome, que dedicó la segunda jornada de descanso principalmente "a dormir y descansar", llega en condiciones de privilegio a la recta final de la Vuelta, Tiene la roja entre ceja y ceja y después de 3 segundos puestos considera que es su año. Dominador de la carrera junto a su potente Sky, aún no ha sentenciado, pero los augurios no pueden ser más positivos al comienzo de una exigente semana.

El portador de la roja se frota las manos. Tiene ante sí un bombón que difícilmente dejara escapar, una crono de 40 kilómetros entre el Circuito de Navarra y Logroño, donde deberá mostrar su superioridad ante todos sus rivales, empequeñecidos por un líder que sin aplastar ha sido capaz de dominar la carrera conforme a sus intereses.

Tiena buena ventaja Froome, pero necesita más para ir tranquilo a la montaña. A Nibali, jefe de la oposición, le saca 1.01 minutos, al ruso Zakarin 2.08, al holandés Kelderman 2.11 y al colombiano Esteban Chaves 2.39. Más allá, 2.51 a "Supermán" Lopez, 3.24 a Aru y 3.59 a Alberto Contador, noveno y primer español.

Unas diferencias apreciables que aumentarán con el crono de juez, pues Froome es un especialista que aprovechará el esfuerzo individual para sentenciar la Vuelta, a expensas de que los escaladores tengan algo que decir en los dos gigantes de montaña que esperan: el inédito Los Machucos en Cantabria y El terrible Angliru en Asturias, la víspera del trayecto final en Madrid.

Tiene claro Froome su estrategia a seguir: sacar diferencias y defenderlas en la montaña, obligando a sus rivales a moverse mientras él espera, regula y controla con su potente equipo. Los demás deberán hacer cuentas para optar al podio, cuyas plazas siguen muy abiertas y sin dueño definido. Queda Vuelta y el único que duerme sin excesivas preocupaciones en Froome.

El ciclismo español estará pendiente de Contador, ya que el madrileño, a pesar de no estar con los mejores en Sierra Nevada, luchará en la semana que desembocará en su retirada por dejar su sello, ese de lucha e inventos tácticos que excitan los ánimos de la afición. El top ten es el primer objetivo, el segundos intentar el podio, por difícil que parezca. Hay muchos rivales con la misma intención y lo tiene a 1.51.

Pero la Vuelta es impredecible y ofrecerá escenarios para soñar, a unos y a otros. Para empezar la crono navarro-aragonesa, sin obstáculos montañosos, ideal para Froome, donde Nibali e incluso Contador pueden sacar diferencias con escaladores puros como Chaves o "Supermán" López.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.