FÚTBOL SALA

El Orvina pierde ante el San Viator en Zaragoza, pero la derrota del Intersala le hace campeón de su grupo

 A falta de tres jornadas dispone de nueve puntos de ventaja con respecto a su perseguidor más inmediato, el Bilbo.

El Orvina celebra su título de campeón. Twitter Taxilari.
El Orvina celebra su título de campeón. Twitter Taxilari.  

El Orvina ya es campeón de grupo y jugará el Play-Off de ascenso a Primera División a pesar de caer en la pista del San Viator por 2-1. La derrota del Intersala, hasta la fecha segundo clasificado, frente al Calceatense (4-2) dio a las de Pamplona el entorchado. A falta de tres jornadas dispone de nueve puntos de ventaja con respecto a su perseguidor más inmediato, ahora el Bilbo, y tiene el golaveraje individual a su favor (se impusieron a domicilio 1-4 y cayeron en casa 4-5).

El Orvina no pudo puntuar en un partido muy bonito y competido en el que los dos equipos dieron muestra de su buen hacer y del respeto que se tienen. Comenzaron las locales muy fuertes presionando la salida de balón de las visitantes, que optaron por esperar en media pista a sus rivales. El San Viator tuvo la primera ocasión clara del encuentro en una buena combinación con finalización de Judith que salió rozando el palo.

En el minuto 28 de la segunda parte, llegó el primer gol del partido. Una jugadora del San Viator recogió un despeje de Leire y su tiro golpeó en la mano de Adela. Marta fue la encargada de transformar el penalti que ponía por delante a las locales. Las visitantes subieron entonces líneas presionando el juego del San Viator. Nahia y Ana pudieron empatar el encuentro en un balón suelto en el área, tras una gran jugada por banda de Irune, que ninguna de las dos acertó a golpear. 

Ana también pudo anotar al recoger un rechace de la portera, pero su tiro, cuando ya se cantaba gol, golpeó en la espalda de una defensora que se encontraba sobre la línea. Parecía que las de Orvina no iban a perforar la meta local, pero en una bonita jugada de pívot en la que Ana cedió el balón de un gran taconazo, Adela empató el partido.

Faltaban dos minutos para el final y el Orvina quería los tres puntos. Apostó por el juego de cinco con Yarima como portera jugadora, pero en una desafortunada jugada, Adela marcó en propia puerta subiendo al marcador el 2-1. Las visitantes no se rindieron y siguieron intentándolo hasta el pitido, pero los tres puntos se quedaron en Zaragoza.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.