TOROS

Solitaria oreja para El Cid en una tarde marcada por la sosería de la corrida de San Román

Juan Antonio Ruiz "Espartaco", en calidad de maestro de Borja Jiménez, levantó gran expectación en su visita al ruedo de Tafalla.

Última corrida de toros la feria de Tafalla con los diestros El Cid, Antonio Nazaré y Borja Jiménez. MIGUEL OSÉS (20)
Última corrida de toros la feria de Tafalla con los diestros El Cid, Antonio Nazaré y Borja Jiménez. MIGUEL OSÉS (20)  

INCIDENCIAS: Tafalla. Cuarta y última de abono. Cerca de tres cuartos de plaza en tarde soleada y con molestas rachas de viento.

GANADO: Seis toros de Antonio San Román. Bien presentados y de soso juego en general. 

TOREROS:

El Cid: silencio y oreja tras aviso en ambos

Antonio Nazaré: leves palmas tras aviso y leves pitos

Borja Jiménez: silencio tras aviso en ambos.

Cerraba la feria de Tafalla un cartel íntegramente sevillano y una corrida de Antonio San Román, bien presentada pero falta de clase y transmisión. El viento, un invitado por desgracia habitual en esta plaza, también quiso estar presente.

A eso de las seis menos cuarto entraba por el patio de caballos, causando un gran revuelo, un torero vestido de paisano. Juan Antonio Ruiz "Espartaco", maestro de los hermanos Javier y Borja Jiménez, levantó gran expectación y no dejó de complacer a las decenas de curiosos que no dudaron en solicitarle una foto o un autógrafo.

Debutaba en Tafalla su pupilo Borja, que estuvo arropado durante toda la tarde tanto por su hermano Javier, también matador de toros, como por la ya citada figura del toreo. Se enfrentó en primer lugar a un toro que cumplió en varas y lució en banderillas, saliendo a saludar los rehileteros del sevillano. La faena se compuso de altibajos, con pasajes en los que Borja se encontró a gusto y otras en las que el toro no le ayudó y el viento soplaba fuerte. Falló reiteradamente con los aceros y fue silenciado tras escuchar un aviso.

En el sexto, que cerraba plaza y feria, se desmonteró Álvaro Oliver. Pese a cumplir en varas y recibir tres puyazos, llegó bastante crudo a una muleta a la que embistió sin clase y a media altura. Borja fue todo voluntad, pero acusó la escasez de contratos que acumula, y volvió a fallar con la espada.

Abría el cartel el veterano diestro de Salteras, Manuel Jesús "El Cid". Sorteó en primer lugar un toro complicado, reservón ya en banderillas y sin clase en la muleta. El diestro no pudo siquiera justificarse y estuvo francamente mal con el descabello. 

Otra imagen muy distinta dejó en el cuarto. Se enfrentó a un toro con poco recorrido y tuvo que basar su faena en las distancias cortas. Llegó a conectar con los tendidos y estuvo eficaz con el acero. Paseó una oreja tras una mayoritaria petición.

Completaba cartel el diestro Antonio Nazaré, oriundo de Dos Hermanas. En su primero, tras un buen saludo capotero y un destacado tercio de varas protagonizado por José Antonio Flor, anduvo voluntarioso durante toda la faena de muleta. Sin embargo, el toro sacó el soso fondo y la embestida falta de clase que caracterizó a toda la corrida. Tras tres descabellos el toro dobló y el sevillano escuchó unas leves palmas tras aviso.

Peor imagen mostró en el quinto, de una excelente presentación y aplaudido de salida. Nazaré protagonizó un esperpento de tercio de varas, en los que el toro acudió hasta seis veces al peto, tres en cada uno de los dos caballos. El toro manseó en cada uno de los encuentros con los del castoreño y no cambió su tónica en la muleta. Nazaré tampoco quiso emplearse y tras un metisaca y un bajonazo, escuchó leves pitos.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.