FIESTAS

Vertiginoso primer encierro del Pilón de Falces: cuatro personas han resultado contusionadas

Las vacas de la ganadería de Adrián Domínguez han bajado a gran velocidad por la ladera y se han producido algunas caídas.

Primer encierro del Pilón 2017 en Falces. PABLO LASAOSA
Primer encierro del Pilón 2017 en Falces. PABLO LASAOSA  

Casi un año después, las vacas han vuelto a enfilar las cuestas del Pilón de Falces en uno de los encierros más esperados por la afición taurina de Navarra. La carrera se ha saldado con cuatro atenciones médicas, todas ellas por leves contusiones.

El primer encierro de las fiestas ha arrancado a las 9.03 minutos y ha estado marcado por la velocidad de la manada de la ganadería de Adrián Domínguez, de Funes. Las vacas han completado una carrera rápida, provocando alguna caída y revolcones entre los mozos.

Las primeras vacas que abrían el grupo han tomado la curva de acceso al pueblo hacia la zona vallada y han resbalado con el contacto con el asfalto, aunque luego han continuado su marcha por las calles con una manada más estirada. 

Cuatro personas han tenido que ser atendidas por el dispositivo sanitario desplegado por DYA, integrado por 12 voluntarios y dos ambulancias. Los heridos han sufrido leves contusiones por golpes, entre ellos un joven que ha requerido varios puntos de sutura, tal y como ha explicado José Manuel Merenciano, responsable del servicio.

Siguiendo la liturgia del Pilón, minutos antes de que comenzase este primer encierro se ha colocado a la Virgen de Nieva en su hornacina escavada en la propia ladera del monte falcesino. La jota dedicada a la patrona y el cántico tradicional del Pilón han resonado de nuevo en Falces, disparando la emoción y la adrenalina.

Tras el fallecimiento de una pamplonesa de 53 años tras caer de una altura de 12 metros cuando presenciaba uno de los encierros de las pasadas fiestas, este año el Ayuntamiento de Falces ha cerrado al público dos tramos donde se situaban los espectadores por el elevado riesgo de caídas. También se han colocado carteles informativos y se ha instalado megafonía para advertir del peligro de posibles resbalones y golpes.

Entre los asistentes a este primer encierro, muchos asiduos de las carreras de Falces y que repiten año tras año en su visita al Pilón, se han valorado positivamente estas nuevas medidas de seguridad.

Una de las singularidades de los 800 metros del encierro falcesino es que discurre cuesta abajo por un recorrido estrecho y escarpado, que tiene por un lado la montaña y por otro el barranco. Está reconocido como Fiesta de Interés Turístico de Navarra, una acreditación con la que el Gobierno Foral reconoce celebraciones originales por su valor sociocultural y arraigo popular, por su contribución a la promoción cultural y permanencia de las tradiciones y su capacidad de atracción de visitantes.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.