BALONMANO

Bozidar Nadoveza anuncia emocionado que no continuará en el Helvetia después de seis temporadas en Pamplona

El jugador croata del Anaitasuna asegura a sus 36 años que "Pamplona y Anaita se quedan siempre en mi corazón".

El Helvetia Anaitasuna ofrece una rueda de prensa con la presencia del presidente de la sociedad, Miguel Ollacarizqueta, y el jugador Bozidar Nadoveza. PABLO LASAOSA 02
El Helvetia Anaitasuna ofrece una rueda de prensa con la presencia del presidente de la sociedad, Miguel Ollacarizqueta, y el jugador Bozidar Nadoveza. PABLO LASAOSA 02  

El jugador del Helvetia Anaitasuna, Bozidar Nadoveza, ha anunciado este jueves que no continuará en el equipo navarro la próxima temporada en la liga asobal.

El croata, que llegó a Pamplona en el mes de enero de 2011, ha cumplido su sexta temporada consecutiva en Pamplona con 36 años. En rueda de prensa ha indicado que "me voy a casa con un sentimiento porque la mayoría de mi familia nació aquí. Pamplona y Anaita se quedan siempre en mi corazón".

"Aún me queda balonmano por jugar, al menos dos años más. Mis planes son volver a casa y jugar en Serbia. Me quedo con la imagen de un club muy grande donde no sólo se valora la calidad de un jugador", ha indicado Nadoveza rodeado de todos sus compañeros de equipo y del presidente del club Miguel Ollacarizqueta.

"No me gustan estos momentos. No pensaba que este momento iba a llegar tan pronto, pero estas cosas pasan y hay que vivirlas. Después de una temporada que ha sido histórica para nuestro club y para todos los jugadores. Es el día para despedirme y quiero agradecer a toda la gente del club, los aficionados, mis compañeros que me han aguantado tantos años. Me voy después de la mejor temporada que hemos hecho".

"Ha sido un placer estar en Anaitasuna todos estos años y no puedo más que agradecer a toda la gente del club y especialmente a dos personas que me han ayudado mucho (lloros) en los momentos muy malos que son Ángel y Ramiro Díaz. Ha llegado el día de irse y muchas gracias a todos".

El jugador ha dejado una huella importante en el equipo y en la afición. Siempre ha tirado del carro, jugador con mucho carácter al que había que saber llevar sobre todo cuando jugaba menos minutos. Nunca tuvo miedo a fallar y era de los pocos que animaba a la afición cuando estaba fría. Imprescindible en cualquier conjunto profesional.

El jugador del Helvetia llegó en la primera campaña tras el ascenso a la liga asobal con Aitor Etxaburu en el banquillo con el objetivo de mantener la categoría. Seis campañas después su equipo ha disputado dos veces la Copa EHF y ha terminado quinto en la liga asobal.

 

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.