BALONCESTO

El Basket Navarra debutará este sábado en la pista del Plasencia con la ausencia del senegalés Lamine Dieng

El técnico David Mangas asegura: "Llega el momento de competir de verdad tras un mes de trabajo que nos ha servido para ir conociéndonos".

Foto Basket Navarra.
Foto Basket Navarra.  

Se abre el telón de la ilusión. Comienza lo bueno, empieza la Liga LEB Plata, y el nuevo Basket Navarra 17-18 comandado por David Mangas debutará este sábado (18,30 horas) en la pista de un recién ascendido como el CB Extremadura Plasencia.

Se pone en marcha la competición para un renovado equipo navarro ambicioso y convencido de poder dar mucha guerra en una LEB Plata que se prevé tan igualada y exigente como siempre. Los de Mangas, con la ilusión con bandera ante un reto apasionante, quieren competir y ofrecer buenas sensaciones desde el comienzo. Empezando por el encuentro inaugural en tierras extremeñas.

Los rojos viajan a Plasencia confiados en sus posibilidades tras una pretemporada satisfactoria, pero afrontan con humildad un encuentro ante un rival que, aunque nuevo en la categoría, es capaz de todo. “Llega el momento de competir de verdad tras un mes de trabajo que nos ha servido para ir conociéndonos".

"Tenemos ganas de jugar y ver cuál es el nivel que realmente tenemos a día de hoy, con cautela porque sabemos que la LEB Plata es una competición muy igualada y jugar fuera de casa siempre es complicado”, señala Mangas.

El entrenador de Basket Navarra considera importante comenzar con buen pie. “Empezar ganando siempre es positivo, las victorias te dan confianza y te reafirman en el trabajo. Vamos a tratar de competir durante los 40 minutos, y si damos un pasito más respecto a lo que haa sido la pretemporada podremos pelear por la victoria. Asumimos ese reto”, añade el técnico.

El rival, el CB Extremadura Plasencia, es un recién ascendido del que Mangas destaca su hambre. “Es un equipo con jugadores que quizás no tienen nombre en la LEB Plata, salvo Adrián Fuentes o Seydou Aboubacar, pero con chavales que lo han hecho bien en EBA y seguro que darán un buen rendimiento. Son verticales y tienen muchas ganas”, apunta.

El entrenador espera que su equipo “baje al barro”. “Tendremos que estar pendientes de igualar el nivel de intensidad y contacto del rival y ser sólidos. Si no somos somos capaces de tener más hambre que ellos, vamos a sufrir”.

Avisado del peligro está, por tanto, un Basket Navarra que cuenta con la única ausencia de Lamine Dieng. Los demás, dispuestos a pelear. ¡Balón al aire! Empieza el espectáculo.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.